Una carrera oficial sin penitentes


Las hermandades del Amor y del Rescatado han informado, por medio de sendos comunicados, de que las personas que vayan tras los pasos no podrán hacerlo en el recorrido común

La torre de la Calahorra y la plaza del Potro son los puntos que las hermandades del Amor y del Rescatado han establecido, respectivamente, para que los penitentes que caminan tras sus imágenes dejen de acompañar a sus cortejos. Así, los mismos podrán incorporarse, de nuevo, una vez las cofradías terminen una carrera oficial que no contará con penitentes.

hermandad penitentes
María Santísima de la Encarnación en su palio./Foto: Jesús Caparrós

La corporación de Jesús Divino Obrero ha informado a los hermanos y devotos que “debido al traslado de carrera oficial en este 2017 al entorno de la Santa Iglesia Catedral, las personas que no porten hábito nazareno y acompañen a la Hermandad como penitentes, no podrán avanzar con el cortejo desde la torre de la Calahorra en el trayecto de ida”. Así, desde la cofradía se indica que este acuerdo fue adoptado en asamblea de hermanos mayores y que, desde la Agrupación, se aconsejó que se estableciera la Calahorra como punto para que los acompañantes abandonen el cortejo. Finalmente, en la nota informativa del Amor se indica que los penitentes podrán “incorporarse de nuevo en el mismo punto en el trayecto de regreso” .
Por su parte, la hermandad del Rescatado ha explicado en su comunicado que los nazarenos, mantillas y costaleros serán quienes puedan participar en ese tramo del itinerario. Así, los numerosos penitentes que acompañan de paisano al Señor de Córdoba podrán hacerlo, en el trayecto de ida, hasta la plaza del Potro. En este enclave los mismos serán desviados “por parte de la autoridad competente”. De tal manera que se incorporarán al desfile procesional, una vez la cofradía haya transitado por el recorrido común; es decir, en la calle Cardenal González. Finalmente, el comunicado insiste en el hecho de que “estas normas son de obligado cumplimiento para todas las hermandades”. Motivo por el cual, la corporación de los Trinitarios solicita a sus miembros que hagan llegar esta información “a todas aquellas personas que conozcáis y pretendan acompañar a nuestras sagradas imágenes”. Todo ello, con el fin de “evitar problemas y malentendidos el Domingo de Ramos”.