La primera Virgen vestida de hebrea

88

María Santísima del Rocío y Lágrimas ya se encuentra ataviada por el vestidor Antonio Villar para recibir la Cuaresma en la sede de la hermandad del Perdón, en la iglesia de San Roque

La titular mariana de la hermandad del Perdón se encuentra ya preparada para recibir a la Cuaresma. Se trata de la primera Virgen vestida de hebrea en 2017 y, en la misma, se pueden apreciar los rasgos artísticos que caracterizan a su creador, el imaginero Francisco Romero Zafra; así como el estilo personal de su vestidor, Antonio Villar. Durante estos días se puede disfrutar de la imagen en la iglesia de San Roque.

Virgen
María Santísima del Rocío y Lágrimas./Foto: Jesús Caparrós

La labor que este pasado domingo realizaba Villar encuentra su origen a principios del siglo XX con Juan Manuel Rodríguez Ojeda. El insigne diseñador inauguraría este estilo con la sevillana Virgen de la Hiniesta, de la era vestidor. Así, Rodríguez Ojeda va a ser el precursor de una renovación que perseguía dotar a las imágenes de mayor personalidad. Su impronta quedaría mostrada en las formas que, al igual que en sus dibujos, van a presentar una simetría casi perfecta en los pliegues del atuendo de las dolorosas. Pese a las múltiples variantes y estilos que se han venido produciendo desde la aparición de esta forma de ataviar a las imágenes, los cánones marcan que se presente a la Virgen con un manto, normalmente, azul. Otra nota definitoria radica en el forro del manto, para el que se suele emplear el color blanco que, al colocarlo, el doblez destaque como una franja blanca sobre la cabeza y los hombros de la Virgen.
Uno de los aspectos que Rodríguez Ojeda trabajó con más precisión fue el del tocado. A diferencia del utilizado durante otros tiempos litúrgicos, el diseñador dotó a sus imágenes de piezas sencillas, frecuentemente tul, que ayudan a destacar las facciones de la imagen frente al exorno. A ello hay que sumar el hecho de representar a la Virgen como una mujer humilde. Todo ello, como en el caso de María Santísima del Rocío y Lágrimas, partiendo de las formas, aparentemente sencillas, para que la talla destaque en cada pliegue de la simetría que la encuadra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here