La Paz somete a cabildo la nueva corona


Los hermanos deberán aprobar este domingo el inicio de las gestiones para la realización de la pieza que se le impondría en la coronación de María Santísima de la Paz y Esperanza

La hermandad de la Paz ha incluido en su cabildo general de hermanos un importante punto en el orden del día. Se trata de la votación, por parte de los miembros de la corporación de Capuchinos, del inicio de las gestiones para la realización de la pieza que se le impondría en la coronación de María Santísima de la Paz y Esperanza. La asamblea tendrá lugar este domingo, 12 de febrero, a las 09:30 en primera convocatoria y a las 10:00 en segunda, en el centro parroquial de San Miguel, ubicado en la plaza de las Doblas.

cabildo
María Santísima de la Paz y Esperanza./Foto: Jesús Caparrós

El punto cuarto del cabildo general establece la “aprobación, si procede, de la realización de una nueva corona para María Santísima de la Paz y Esperanza, en caso de recibir la oportuna autorización eclesiástica para su coronación pontificia“. Así, una vez se obtenga el visto bueno de los hermanos, los responsables de la corporación del Miércoles Santo darían inicio al estudio de los posibles proyectos. Ello para llevar a cabo una pieza que supondría el elemento culminante del recorrido devocional que se iniciara el pasado mes de octubre, cuando el obispo autorizaba el inicio de los trámites para conseguir la coronación.
Cabe recordar que la cofradía se halla a la expectativa de nuevas adquisiciones patrimoniales. Así, los costaleros de la Paloma de Capuchinos han donado una saya, diseñada por Rafael de Rueda, cuya elaboración se ultima durante estos días en el taller del bordador astigitano Jesús Rosado. Por su parte, la cuadrilla del Señor de la Humildad y Paciencia también está trabajando sobre un proyecto de características similares. Se trata de una túnica para el titular de la hermandad. Proyectos que vienen a engrandecer el, ya de por sí, rico patrimonio que posee la corporación del Santo Ángel y que, mediante la realización de la corona, se obtendrá una pieza de enorme carga simbólica.