El ADN del carisma Marista


El ciclo de conferencias, organizado por Ademar, arranca con la inauguración de una exposición de pintura y una conferencia del teólogo Marista Manuel Mesonero

Origen y ADN del carisma Marista. Bajo este título se ha desarrollado en la sede de  Fundación Miguel Castillejo, la primera de las tres conferencias, que organiza la Asociación de Antiguos Alumnos Maristas (Ademar). La misma, impartida por el doctor en Teología Espiritual Manuel Mesonero ha estado precedida de la inauguración de una exposición de pintura, así como de la presentación del quinto concurso pictórico Hermano Carlos Rubio. El acto ha contado con una nutrida presencia de público y ha participado el antiguo educando de la institución educativa cordobesa y subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado.
Marista
Manuel Mesonero./Foto: Jesús Caparrós

El doctor en Teología Espiritual ha comenzado exponiendo las líneas maestras de su ponencia. Para la misma ha desarrollado una interesante disertación sobre la vida de San Marcelino de Champañat para, a partir de ahí, valorar las notas características del carisma Marista. Uno de los momentos más interesantes se ha producido cuando Mesonero ha repartido unos cómics a los asistentes, donde se recoge la vida del fundador de los Maristas.
“La figura de la familia de Marcelino ha estado, frecuentemente, en segundo plano y ésta fue muy importante para él porque le inculcaron la base de la igualdad”, ha explicado. Así, ha incidido en la figura del padre del santo “que ha estado oscurecida”. Por ello, Mesonero ha resaltado que su progenitor fue crucial para Marcelino, ya que fue un líder político. Asimismo, ha descrito la crisis académica que sufrió con motivo de la pérdida de uno de sus nueve hermanos.
Mesonero ha realizado un interesante recorrido por la etapa de seminarista del santo y las malas calificaciones que recibía, en diversos ámbitos, por sus profesores, lo que viene a resultar llamativo en el fundador de una institución educativa. Mesonero ha señalado que el fallecimiento de su madre va a resultar decisivo en su cambio. “La idea de ser Marista nace de un fracaso”, ha subrayado. Y éste es el principal valor que ha ponderado, puesto que nace de un esfuerzo “que determina la grandeza del ser humano”. Así, la parte final de la ponencia ha desarrollado las notas características del ADN Marista, en relación con la exposición que el doctor en Teología Espiritual ha desarrollado sobre la infancia y juventud de San Marcelino de Champañat, así como en torno a la fundación de la orden, su escuela y su carisma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here