La sedación paliativa "no acorta la vida del paciente"


La cuarta Semana de Pastoral de la Salud arranca con la presencia del obispo, el delegado de Pastoral de la Salud y un especialista en medicina interna

En la primera jornada de la cuarta Semana de Pastoral de la Salud, queda comenzado hoy, el obispo, Demetrio Fernández, ha resaltado que “en todas las parroquias que visito siempre hay un grupo de personas que atienden a este sector. Y os agradezco esta tarea”. Así, el prelado ha destacado la ha recorrido el significado y la importancia de la Pastoral de la Salud, mientras que el delegado, Juan Diego Recio, ha presentado al ponente y los contenidos que se abordarán hasta el día 10.
Sedación
El obispo junto al delegado de Pastoral de la Salud y el ponente./ Foto: Luis A. Navarro

La sedación paliativa ha sido el eje de la conferencia del facultativo de medicina interna de Reina Sofía, Adriá Gómez. Éste ha comenzado explicando el significado de sedación, a nivel general, para pasar a explicar en qué consiste la paliativa. Ha especificado las diferencias entre un síntoma difícil y uno refractario, en que el dolor es incontrolable. Así, ha destacado que Juan Pablo II fue uno de los pioneros para hablar de este ámbito. Gómez ha proseguido su exposición y ha explicado que “no se puede administrar la sedación paliativa por claudicación familiar”.
Uno de los puntos más interesantes de la ponencia ha radicado en la pregunta consistente en discernir si la sedación paliativa es eutanasia. Para ello ha explicado tres aspectos que diferencias ambos casos: intención, procedimiento y resultado. Finalmente, ha especificado que este tratamiento “no acorta la vida del paciente, siempre informado, porque tiene derecho a prepararse para la muerte”.
Tras la ponencia se ha pasado a un turno de preguntas, donde Gómez ha explicado que “una vez que se implanta la sedación paliativa no se debe volver atrás porque suele ser en un momento muy cercano a la muerte, por enfermedades oncológicas”. Durante el turno de preguntas, el obispo ha sido requerido sobre el sacramento de la unción de enfermos. El prelado se ha mostrado partidario de administrarlo cuanto antes puesto que, por medio de éste se participa en el sufrimiento de Cristo en la Cruz y él acompaña en dicho trance al enfermo.