"Queremos demostrar a la ciudad la evolución de una banda muy joven, pero con ambiciones"


El director de la agrupación musical de la Cena, Rafael Palos, muestra su ilusión ante la participación de la formación de Poniente en el concierto solidario de la hermandad de las Lágrimas

Compromiso, ilusión y una ambición natural, pero manteniendo la cautela son las notas que definen el momento actual del director de la agrupación musical de la Cena, Rafael Palos. A escasos días del primero de los conciertos que ofrecerá la formación de Poniente, antes de Semana Santa, su responsable indica que “queremos demostrar a la cuidad la continua evolución de una banda muy joven pero con ambiciones de gente madura”.

banda
Agrupación musical de la Sagrada Cena./Foto: A.M. Sagrada Cena

En el segundo concierto de bandas solidario, que organiza la hermandad de las Lágrimas, participarán las formaciones de Nuestra Señora de la Salud, Caído y Fuensanta y Sagrada Cena de Córdoba, además de la agrupación musical Maestro MPL de Almodóvar del Río. El certamen, que se celebra este domingo 12 de enero y que comenzará a partir de las 12:30 en el CEPI Tirso de Molina ubicado en la plaza de la Marina Española, ha sido calificado por Palos como “una buena oportunidad de colaborar con la obra de la cáritas parroquial de la Asunción del Parque Figueroa, un barrio muy necesitado”. A ello añade que se trata, además, de seguir consolidando la labor de la banda en el ámbito musical cordobés y mostrar que “sabemos hacer bien las cosas, despacio, sin correr”.
Por su parte, el hermano mayor de las Lágrimas, Rafael Murillo, pone de relieve que “el concierto parte de la ilusión de los miembros de la junta de gobierno por recuperar la experiencia de hace algunos años”. Murillo subraya, a su vez, que “este año, se le ha querido dar un matiz solidario, para que no sea un simple acto de recaudación de fondos para la cofradía”. Así, la entrada al acto, estará marcada por la entrega de un kilo de comida no perecedera para destinarlo a la Cáritas parroquial. Finalmente, el máximo responsable de la corporación destaca que “los gastos que conlleva la celebración han sido sufragados por un negocio de uno de los hermanos, con lo cual no corremos el riesgo de un gasto para la corporación en caso de lluvia”. Finalmente, en cuanto al concierto de 2016, Murillo señala que “el balance es muy positivo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here