La realidad de África: El hambre y sus causas


El centro parroquial de San Miguel Arcángel acoge este jueves 9 de febrero la conferencia de la misionera de María Mediadora María Teresa Andrade con motivo de la campaña de Manos Unidas

La Campaña 58 de Manos Unidas comenzaba su andadura en la diócesis de Córdoba, en la Catedral. La misma proseguirá con una serie de actos que tendrán uno de sus momentos más interesantes en la conferencia de la misionera de María Mediadora María Teresa Andrade. La charla se celebrará este jueves 9 de febrero, a las 20:15, en el centro parroquial de San Miguel Arcángel. Ésta llevará por título El hambre y sus causas, donde Andrade compartirá su experiencia en África y el trabajo realizado allí en los proyectos de Manos Unidas. Un testimonio que ayudará a conocer la realidad que se vive en el continente y el trabajo, encaminado tanto al desarrollo como a la promoción de la persona que realiza la ONG católica.

y
Inicio de la campaña de manos Unidas en la Catedral./Foto: DMCS

Manos Unidas comenzaba esta campaña este domingo en el templo mayor, contando con una nutrida representación de miembros de la delegación de Córdoba. Durante el acto presentaron el cartel con el lema de este año, El mundo no necesita más comida, necesita gente comprometida. La intervención del obispo en la homilía recordó la importancia de la labor que desarrolla la ONG católica. Por ello, no dudó en señalar que “la campaña de Manos Unidas que dura todo el año en estos días se hace más intensa para recordarnos a todos que en el mundo hay mucha gente que hoy no tiene para comer, 800 millones, mientras nosotros tenemos de sobra”. Por ello, la campaña de este año subraya que “no necesitamos más comida que hay comida en el mundo para todos y que lo que necesitamos es más generosidad, y más desprendimiento de parte de cada uno de nosotros”.
Esas reflexiones caminan en el sentido de la carta pastoral del prelado a Manos Unidas, en la que señalaba que la Campaña “brota del amor de Cristo en nuestros corazones, para colaborar hasta donde podamos en resolver este grandísimo problema en el mundo”. En consecuencia, Demetrio Fernández ponía de relieve varios aspectos. El primero radica en que “sepamos agradecer a Dios todo lo que cada día nos da, valorar lo que usamos y sepamos introducir en nuestra vida un talante de austeridad, es decir, de no gastar más de lo necesario y despojarnos de algo nuestro para compartirlo con los demás; para, por último, que seamos solidarios de manera continuada, no sólo un día señalado”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here