La Virgen de la O los protege bajo su manto


El paso de 200 niños ante María Santísima de la O cierra una semana, donde la celebración de la Candelaria ha sido la protagonista

La parroquia de la Aurora ha acogido este domingo el primer gran acto de los que aguardan a la prohermandad de la O, en 2017. El paso de los niños por el manto de la Virgen cierra además una semana donde la celebración de la Candelaria ha sido la protagonista en algunos enclaves históricos de Córdoba, como las iglesias de San Jacinto, donde los más pequeños fueron acogidos bajo la protección de Nuestra Señora de los Dolores; y San Francisco, que asistió a los magníficos cultos en honor a la titular mariana de la hermandad del Huerto.

María Santísima de la O./Foto: Jesús Caparrós
María Santísima de la O./Foto: Jesús Caparrós

En el caso de la O, la corporación se halla ante un proceso ilusionante, promovido de manera especial por la actual junta de gobierno que dirige Rafael González. Y ello queda patente en cada acto que organiza la prohemandad. Uno de esos detalles quedaba de manifiesto el pasado mes de noviembre, cuando la cofradía tenía un hermoso gesto con su homóloga de la Vera Cruz de Bujalance. La corporación de la capital cedía la corona de su titular para la misa de acción de gracias por la restauración de Nuestra Señora de la Esperanza. Un guiño que mostraba la reciprocidad existente entre ambas corporaciones, ya que la cofradía de Bujalance prestó una de las sayas de su titular a la institución de la capital, con motivo del rosario extraordinario que realizó para conmemorar el 20 aniversario de la Virgen que se venera en la iglesia de la Aurora.
La jornada de este domingo traía consigo otro detalle similar. De esta manera, el manto rojo, color generalmente asociado a la Candelaría, era cedido por la hermandad de la Merced para que lo luciera la Virgen de Antonio Bernal. Y, así, bajo la mirada amorosa de María Santísima, al término de la celebración litúrgica del domingo dedicada a los niños, estos eran encomendados a la protección de María Santísima. La festividad marca en el horizonte la llegada del tiempo que verá a las cofradías construir un capítulo más de la historia de la ciudad que mira a la cuaresma. Y, todo ello, mientras la Virgen las protege, de nuevo, bajo su manto.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here