Un imagen del Prendimiento gana el concurso de fotografía de Gandía


La instantánea titulada 'Capirotes en la Mezquita', de Eduardo Espejo obtiene el primer premio, organizado por la junta mayor de Hermandades de la Semana Santa de Gandía

El marco único que ofrece Córdoba en su semana mayor alcanza cada vez lugares más alejados de la geografía, donde es reconocido su especial carácter. Esto ha sucedido con el fallo del jurado del 35 Concurso Nacional de Fotografía de la Semana Santa de Gandía, cuyo primer premio ha recaído en la obra realizada por Eduardo Espejo, titulada Capirotes en la Mezquita. Dotada con una retribución de 1.000 euros, la imagen ha sido elegida entre un abanico que comprendía casi 500 trabajos.

Fotografía ganadora del Concurso de Fotografía de Gandía, de Eduardo Espejo.
Fotografía ganadora del Concurso de Fotografía de Gandía, de Eduardo Espejo.

El acto, que tenía lugar a finales de este pasado mes de enero, se desarrolló en un espacio de siete horas y media, desde las 11:00 hasta las 18:30 horas. Ello para que el jurado, compuesto por José Antonio Nuño Echalecu, Lalo Martínez Miquel y Natxo Francés Blesa, tuviera la siempre compleja labor de valorar las de 473 obras recibidas, que corresponden a 112 autores, desglosadas en obras para el tema Aspectos de la Semana Santa 224, de ellas 27 contienen imágenes de la Semana Santa de Gandia y 249 obras para el tema libre. A la obra de Espejo hay que sumar que el segundo premio ha recaído en el trabajo de Francisco Javier Domínguez García de Jerez de la Frontera.
La imagen del cortejo de la hermandad del Prendimiento en el Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba alcanza así una repercusión que va más allá de la geografía andaluza. Una estampa única que viene a ratificar las palabras del presidente de la Agrupación de Cofradías, al presentar la Semana Santa de la capital, también durante el pasado mes de enero, en la Feria Internacional del Turismo de Madrid (Fitur). De hecho, en la misma subrayaba que el traslado de la carrera oficial a una zona declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, dotaba a la gran tradición de los cordobeses de un espacio único e irrepetible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here