"El peligro de un mundo que quiere plantear la vida sin Dios"


El obispo reflexiona en su carta semanal sobre el reto de vivir la vida cristiana como testimonio, y advierte de "los males que trae consigo la mundanidad para el cristiano"

La carta semanal del obispo advierte del peligro de un mundo que quiere plantear la vida sin Dios, sin luz, a oscuras. Así, el prelado no duda en explicar el reto que supone vivir la vida cristiana como testimonio, y advierte de “los males que trae consigo la mundanidad para el cristiano, para las instituciones cristianas, para la Iglesia” La sal y la luz son los elementos que protagonizan un mensaje en el que subraya que “Jesús emplea este elemento para decir a sus discípulos: “Vosotros sois la sal de la tierra”. La misión del cristiano es, por tanto, dar sabor y buen gusto a todo lo bueno que hay en el mundo”.

vida
Catedral de Córdoba./Foto: LVC

“¿Qué hace un cristiano cuando se acomoda al mundo en el que vive?” La respuest a esta pregunta la expresa de forma clara Demetrio Fernández al asegurar que “se mundaniza, pierde su vigor original, no sirve como cristiano”. En consecuencia, recuerda los mensajes emitidos por Papa Francisco, quien “nos está recordando continuamente los males que trae consigo la mundanidad para el cristiano, para las instituciones cristianas, para la Iglesia”. Ésta trae consigo que una mayoría se deje llevar “por el placer, por el dinero, por el poder, por el prestigio, eso ya lo hace el mundo, y lo hace muy calculadamente para sus intereses”. Un hecho que impela al cristiano a ser “sal de la tierra”, porque el mundo de hoy necesita sentido, valor, razón para vivir y esperar.
El obispo afronta la segunda parte de su misiva, alumbrado por el otro gran axioma que plantea, la luz del mundo. Un elemento cargado de una profunda carga sustantiva, ya que “nuestro mundo intenta muchas veces plantear la vida sin Dios, sin luz, a oscuras. Y ve todo del revés”. Ante tal perspectiva, el prelado anima a los cristianos a convertirse en la luz de mundo puesto que “estamos llamados a ser la luz que viene de Dios, la luz que ha brillado en Belén, que ha brillado en la Cruz, que ha brillado en la Resurrección”. Por tanto, subraya que ese “mundo sin Jesús camina a oscuras”, de tal modo que se hace “urgente la tarea de alumbrar, para que vean, para que se alegren, para que se abra en sus vidas un horizonte infinito”. Finalmente, Demetrio Fernández pone de manifiesto el ejemplo de los santos como la Madre Teresa de Calcuta, San Juan Pablo II o Santa Gianna Bareta, quienes “han sido luminarias en su entorno para iluminar la vida cotidiana de tantas personas”.
carata-semanal-del-obispo-texto-integro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here