Otra manera de disfrutar de la Candelaria


La celebración de los cultos de la titular mariana de la hermandad del Huerto deja momentos intensos en que una acercarse a la Virgen de una manera distinta al Domingo de Ramos

La festividad de la Candelaria se celebra este jueves de manera especial en la parroquia de San Francisco. Así, la hermandad del Huerto ha desarrollado durante esta semana los cultos a la Virgen que realizara Antonio Rubio. Los mismos se iniciaban con la emotiva exaltación a la Virgen que realizaba el capataz del Señor de la Oración en el Huerto, Federico Jiménez. Además, la celebración del triduo, predicado por el párroco Joaquín Alberto Nieva, ha dejado momentos de profunda espiritualidad.

Altar de cultos de la Virgen de la Candelaria./Foto: Rafael A. Ojeda
Altar de cultos de la Virgen de la Candelaria./Foto: Rafael A. Ojeda

El ejercicio piadoso ha estado marcado por la espiritualidad a la que ha invitado a profundizar el consiliario de la corporación. Nieva explicaba que “esta celebración del triduo nos permite recrearnos y disfrutar de la Virgen de una manera distinta a la que profesamos el Domingo de Ramos, ya que durante la estación de penitencia se hace de otra manera”. En consecuencia, el párroco enfatizaba en que el acto cultual es el momento propicio para acercarse a María, acompañados por familiares y amigos y dejarse llevar por el diálogo interior a que invita la Virgen. Asimismo, Nieva ha tenido palabras, a lo largo de estos días, para ensalzar el “cariño y el gran esfuerzo que han llevado a los hermanos a preparar el altar de cultos”. Sobre el mismo destacaba que permite situar a la Virgen en el centro de la candelería, que se erige como la referencia simbólica de su festividad.
La festividad de la Presentación del Señor, el día de la Candelaria, encontrará a la Virgen en un besamanos, al que ha precedido un interesante altar de cultos, cuya disposición y formas ha dado muestra del esmero con que este ha sido realizado. Así, como señalaba el párroco, éste debe servir para “preparamos para contemplar a la Virgen, pero sin quedarnos simplemente en la belleza externa, en la estética y armonía de este altar de cultos, sino mirar la belleza del corazón de María, la belleza de su virtudes, que engalanan mucho más que los adornos que le podemos poner a la imagen”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here