"Vuelvo a sentirme útil en este oficio"


El que fuera hombre de confianza de Javier Romero y acompañara durante dos décadas a los hermanos Fernández inicia una nueva andadura, junto a David Pinto, al frente de Afligidos de Puente Genil

La hermandad de Santa Cruz de Puente Genil inicia en 2017 una nueva andadura. Así, el próximo Martes Santo supondrá el estreno del capataz cordobés David Pinto, al frente de la cuadrilla de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos. Proveniente de la saga de capataces más famosa de Córdoba, los Sáez, para su equipo ha contado con el experimentado auxiliar Salvador Giménez. Tras la igualá y con la inminencia del primer ensayo, éste reconoce que “a nivel personal, tras el paréntesis obligado por la enfermedad y fallecimiento de mi padre, me ha hecho sentirme de nuevo útil en este oficio”.

este
Igualá de la cuadrilla del Señor de los Afligidos./Foto: Hermandad Santa Cruz

El que fuera hombre de confianza de Javier Romero y acompañara durante dos décadas a los hermanos Fernández inicia esta andadura con el nieto de Rafael Sáez, con quien comenzara como costalero, hace varias décadas. La ilusión que muestra Giménez se refleja al explicar que “siempre es una satisfacción personal grande y si, además, es en una Semana Santa tan importante como es la de Puente Genil aun más”. A ello repone que hay tener en cuenta que en, dicha localidad, “se vive la Semana Santa con mucha intensidad, lo que ha propiciado el florecimiento de nuevas hermandades y corporaciones que la ha engrandecido”. Giménez subraya de su capataz que es una persona que “viene de una de las dinastías más señeras del mundo de “abajo” en Córdoba y se ha forjado sin buscar protagonismo”. Por su parte, Pinto recuerda que llegó “de la mano de Daniel J. Carmona, quien por entonces era capataz de Afligidos y costalero del Calvario, donde vino un año antes”. Además, subraya que se trata de “una cuadrilla que conozco muy bien tras años como costalero, y a la que seguía desde varios ahora antes”. Para concluir que “poder trabajar para esa cuadrilla es una ilusión enorme por todo lo vivido en ella. Tiene un carisma especial. Y todo se redondea con la participación de Salvador Giménez, un auténtico entendido de este mundo, muy respetado y quien comenzó junto a mi abuelo y tíos abuelos”.
El caso de Pinto y Giménez en la hermandad de la Santa Cruz continúa una tradición de capataces de la capital en Puente Genil, donde el inolvidable Rafael Muñoz dirigiera el paso de la Cena de la localidad. A este célebre capataz hay que sumar la labor de Ramón López, al frente del palio de la Virgen del Consuelo de la hermandad del Calvario o el de los Ángeles en el año 1994. Corpus, Calvario, Esparraguero, Merced, Concepción, la Fuensanta en el Año Jubilar, Palma y, ahora, Afligidos conforman la brillante trayectoria de Pinto y Giménez, que abre un nuevo capítulo en Puente Genil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here