Para los Maristas "es hora de dar las gracias a todos los que han contribuido durante 200 años"


El hermano Carlos resumía en una frase, cargada de sentido, lo que para la institución a la que pertenece suponía la celebración de su bicentenario en la Catedral de Córdoba. Así, explicaba que “es hora de dar las gracias a todos los que han contribuido durante 200 años a construir la familia Marista”. Un agradecimiento que quedaba reflejado en os cientos de actuales y antiguos alumnos que se dieron cita en el templo mayor para compartir con el obispo una celebración irrepetible. En la misma, el prelado animó a los presentes a perseverar en su necesaria labor, poniendo como ejemplo a “Marcelino de Champagnat, quien “inspirado por María, detectó las necesidades de aquella sociedad, la educación”.

Intervención del director del colegio Cervantes, durante la celebración./Foto: Maristas Córdoba
Intervención del director del colegio Cervantes, durante la celebración./Foto: Maristas Córdoba

“Seguid con ese carisma Marista, el de María, humildad, sencillez y modestia, la Iglesia necesita de ese carisma”, animó Demetrio Fernández. Todo ello en el marco de una emotiva intervención a la que no faltaron personalidades relevantes de la vida de la ciudad que se formaron dentro de los muros del colegio Cervantes. Así, el portavoz del PP en el Ayuntamiento, José María María Bellido, destacaba que “como antiguo alumno, quiero agradecer a los hermanos Maristas que nos ayudaran a formarnos”. Además de poner de relieve que “se nota el poso de esa educación en la impronta que tratamos de dejar en la sociedad aquellos que tenemos responsabilidades políticas”.
Otra de las personalidades que no faltó a este relevante acontecimiento fue el presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos y actual subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado. Éste no quiso olvidar que la institución “ha formado a tantas personas para hacernos honrados cristianos y buenos ciudadanos”. Así, Primo Jurado puso de relieve la deuda de gratitud que los alumnos que han pasado por las aulas de los Maristas, les deben de corazón. El acto tuvo también un especial recuerdo para “todos aquellos compañeros, profesores y hermanos que ya no nos acompañan, ya que la familia Marista siempre estará viva”, se recordaba también desde la asociación de antiguos alumnos.
La celebración de este domingo dejaba consigo ekl principio de un sueño, de un “punto de inflexión que ha de servir para que la institución siga abriéndose a la sociedad cordobesa”, como explicaba reciente el director del colegio Cervantes, Manuel Porras. Éste también intervino en la ceremonia oficiada en la Catedral, donde destacó la relevancia del este bicentenario para miles de vidas entregadas al sueño de San Marcelino de Champañat, quien apasionado por Cristo el 2 de enero de 1817 inicia con dos jóvenes el proyecto del Instituto de los hermanitos de María que ha perdurado y crecido hasta nuestros días y que, en Córdoba, se proyecta el eco de su labor en el trabajo diario que se realiza en el colegio Cervantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here