El proyecto más ambicioso de la coronación de la Paz


El obispo agradece, durante la función con motivo de la onomástica de la Virgen, el entusiasmo mostrado por la junta de gobierno para emprender la gran empresa que va a realizar la diócesis

La festividad de la Virgen de la Paz ha vivido dos momentos muy especiales en la jornada de este martes. El primero sucedía en el salón de actos de la Fundación iguel Castillejo, mientras que el segundo tenía lugar en la iglesia conventual del Santo Ángel, donde el obispo presidía la misa por su onomástica. En la homilía el prelado ha destacado los aspectos fundamentales que debe seguir el camino hacia la coronación como son los cultos, la evangelización y la obra social. Especialmente interesantes han resultado las palabras del prelado sobre este último, que han servido para subrayar el más ambicioso que marcará este acontecimiento histórico no solo para la hermandad, sino para toda la ciudad.
Córdoba, corona de la Paz. El lema escogido por la corporación para acompañar este proceso ha marcado la primera parte de la intervención de Demetrio Fernández que lo ha calificado de “precioso”. Por ello, el obispo ha señalado que, bajo el mismo, “los devotos y toda la ciudad vayan caminando juntos y se sumen a este itinerario de fe que nos prepare ara el gran acontecimiento de la coronación canónica de la Virgen de la Paz”. Así, ha proseguido explicando que, cuando presente al Papa los motivos por los que se solicita la coronación pontificia, uno de ellos será la gran devoción que se profesa a la imagen mariana.

coronación
El obispo ante el altar de cultos de la Virgen de la Paz./Foto: Jesús Caparrós

La intervención del prelado se ha divido en tres grandes apartados. El primero de ellos es el cultual, sobre el que ha asegurado que los responsables de la hermandad tendrán un buen criterio para realizar cultos que sean diferentes. Y ha señalado que los mismos “son la máxima expresión de nuestra unión con Dios. Por tanto, la raíz de coronación canónica está en estos actos, ya que se trata de culto en sí”. El segundo de los apartados sobre los que ha reflexionado Demetrio Fernández ha sido la evangelización. En este punto ha hecho especial énfasis en que la devoción, la fe no es solo un acto de sentimiento, sino que implica la facultad del raciocinio. En consecuencia ha puesto de relieve “que nadie se puede mantener al margen y que todos entiendan el porqué de la coronación pontificia, el porqué de la devoción a la Virgen y el porqué soy cristiano”.
Especialmente vibrante ha sido el tercero de los aspectos abordados por el obispo, en referencia a la obra social. Un ambicioso proyecto que la diócesis pondrá en marcha en próximas fechas. Se trata de la recuperación del antiguo seminario de Santa María de los Ángeles de Hornachuelos, donde en está previsto que sea acondicionado para que pueda acoger a personas en situación de exclusión. Una interesante iniciativa sobre la que el prelado ha mostrado su alegría “por el entusiasmo con que fue acogido por la junta de gobierno, desde que se les propuso”. En este sentido, ha recordado la reunión que los obispos mantuvieron con el Papa y como éste les insistió en la necesidad de ser atendida y acompañada la juventud. Así, Demetrio Fernández ha insistido en que la “Virgen de la Paz y Esperanza patrocinará la rehabilitación de estos adolescentes y jóvenes, que ya me necesitan que les tiendan la mano y, con solo recuperar a uno, ya habrá valido la pena”.
Las hermosas palabras finales del obispo animando en el comienzo de este emocionante itinerario, unidas a la adhesión de la Agrupación de Hermandades y Cofradías a la coronación, han despedido una jornada que ya es parte de la historia de la hermandad de la Paz, de Capuchinos y de toda la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here