Urbanismo posee toda la documentación para la licencia de la segunda puerta


El último trámite que precisaba la autorización de la actividad de control arqueológico, por parte de la Delegación territorial de de la Consejería de Cultura, tiene registro de entrada en Urbanismo

Documento con el registro de entrada de la resolución de control arqueológico, aprobada por la Delegación de Cultura. (licencia)
Documento con el registro de entrada de la resolución de control arqueológico, aprobada por la Delegación de Cultura

La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) tiene en su poder toda la documentación necesaria para conceder la licencia de obras, por la que se lleve a cabo la conversión en puerta de la celosía de la nave 17 del muro norte de la Mezquita-Catedral. En el apartado del seguimiento arqueológico, el ente municipal posee todas la credenciales precisas. De hecho, el pasado martes 18 de enero se daba registro de entrada en la GMU la resolución firmada por la Delegación territorial de la Consejería de Cultura para que tramite todo el expediente. La misma había sido aprobada el día anterior por la Comisión de Patrimonio del ente autonómico. Así, lo único que cabría esperar en este punto es la concesión de la licencia de obra, no la arqueológica puesto que la primera acarrea el control de movimiento de tierras.
No se trata, por tanto, de una actividad arqueológica preventiva tipo sondeo, sino que es un control de movimiento de tierras, que es una figura arqueológica distinta. La diferencia entre ambas se produce porque, en el caso de la primera, solo se otorga licencia para la excavación; mientras que, con respecto a la segunda, la concesión de la licencia se entrega tanto para la labor arqueológica como para la obra en sí, por lo que la actuación es simultánea.
Cabe recordar que la resolución que emitía el ente autonómico resolvía el último de los trámites necesarios para que la GMU tuviera todos los documentos precisos para conceder la autorización. Y es que, en este sentido, la labor del organismo municipal es notarial puesto que las competencias en la materia son inherentes a la administración autonómica. Así, una vez resuelto el trámite las labores arqueológicas se prolongarían durante el plazo de un mes, tal y como queda establecido en el proyecto presentado y aprobado por Cultura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here