Éxito de asistencia a la Jornada de Apostolado Seglar


Más de 200 participantes se dan cita en el Palacio Episcopal, durante una jornada centrada en la educación católica y la transmisión de la fe, que tuvo por lema “Unidos para que el mundo crea”

La jornada que ha reunido a los miembros del Apostolado Seglar, en torno al obispo, ha contado con un rotundo éxito de asistencia. Y es que más de de 200 personas se han dado cita en el Palacio Episcopal, durante la jornada de este sábado 14. La misma ha estado centrada en la educación católica y la transmisión de la fe y ha servido para la preparación del Encuentro diocesano de Laicos que se celebrará el próximo mes de octubre. Es por ello que el encuentro ha llevado por lema, Unidos para que el mundo crea.

Participantes en la jornada de Apostolado Seglar./Foto: Diócesis de Córdoba
Participantes en la jornada de Apostolado Seglar./Foto: Diócesis de Córdoba

La misión de la Iglesia en el ámbito educativo centraba una intensa sesión de trabajo, que comenzaba con la intervención del obispo. El prelado no dudó en poner de relieve que este gran encuentro servirá para aunar a todos los grupos y movimientos de la Diócesis. A continuación, el profesor y escritor Fernando Alberca realizó la ponencia titulada, La transmisión de la fe, en la que dio las claves para que, desde el ambiente familiar, se pueda educar a los hijos en la fe. “Ni el autoritarismo ni el permisivismo transmiten eficazmente la fe. Lo adecuado es un estilo exigente, comprensivo, responsable y afectuoso”, aseguró Alberca, en relación con la educación de la fe de los hijos en el ámbito familiar. La compatibilidad existente entre la fe y la vida y sus virtudes fueron otros de los aspectos que abordó el pensador. En consecuencia, Alberca fue desgranando las mismas y explicó la importancia que supone para la educación cristiana que los hijos vean rezar a su padre y a su madre.
La segunda parte de la jornada se desarrolló en torno a una mesa redonda que llevaba por título, La escuela católica, identidad y retos. En el desarrollo de ésta destacó la intervención del sacerdote y director adjunto del Centro de Magisterio Sagrado Corazón, Jesús Poyato Varo. La aportación y la identidad de la escuela católica fueron las bases de una interesante intervención. En ella Poyato subrayó que esta debe presentarse, “prioritariamente como escuela con Dios: escuela evangelizadora”. Así, no dudó en señalar que “el fin de esta escuela no es simplemente ofrecer contenidos sino construir claves de interpretación de la realidad que le rodea, sin complejos, haciendo explícito a Dios como clave fundamental y última de interpretación de todo”. En la mesa redonda también intervino la delegada diocesana de Enseñanza, Ana María Roldán Roldán, quien se centró en los retos de la escuela católica, manifestando que “la Iglesia es la gran educadora porque Jesucristo es el Gran Educador, y está llamada a iluminar todas las realidades con la claridad del Evangelio”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here