Una semana de tristes despedidas


El poeta y cofrade Nacho Montoto, el antiguo hermano mayor del Buen Suceso José Espinosa y José Ávila dejan recuerdos imborrables en las hermandades que han llorado su pérdida

Nacho Montoto. semana
Nacho Montoto. Foto: LVC

La semana que concluye deja tras de sí la despedida de tres personalidades importantes para la ciudad tanto en el ámbito de la cultura, como es el caso del poeta Nacho Montoto, como en el de las cofradías cordobesas, con la desaparición del antiguo hermano mayor del Buen Suceso, José Espinosa, así como del hermano de la Esperanza y reconocido experto en el ámbito de la música procesional, José Ávila.
Los tres mantuvieron una estrecha vinculación con las hermandades. En el caso de José Ignacio Montoto Mariscal deja un legado que ya es parte del mejor patrimonio literario cordobés. Así lo corrobora la distinción recibida con el premio Andalucía Joven de Poesía 2013, su papel como director de Cosmopoética, así como obras tan celebradas como Diario del fin del mundo, La ciudad de los espejo, Las últimas lluvias, Superávit, Tras la luz, La cuerda rota o Estamos todos, aquí no hay nadie. A ello hay que sumar su vertiente cofrade que, como explicaba su propio tío el expresidente de la Agrupación de Cofradías Rafael Mariscal, “era un cofrade convencido, nacido en el seno de una familia católica y siempre mantuvo la dimensión evangélica de las cofradías”. La misma que tuvo su despedida, a la que asistieron cientos de personas, a los pies de su Cristo de la Salud, del que era hermano.
A la izquierda, José Espinosa García./Foto: LVC
A la izquierda, José Espinosa García./Foto: LVC

Con José Espinosa se marcha parte de una generación que vio construir los cimientos de la actual hermandad del Buen Suceso. Así, bajo sus dos mandatos, Espinosa siempre hizo prevalecer la fraternidad, los nexos de unión entre los miembros de la incipiente cofradía. Fruto de su labor siempre quedarán las jarras, salidas de los talleres sevillanos de Villarreal, que diseñara el, por entonces, joven diseñador Rafael de Rueda; o las primeras convocatorias de cultos que el propio artista recuerda con cariño y que sirvieron para que, en el mandato de Espinosa, se acrecentara el acervo espiritual de la hermandad de cara a su barrio. Como recordaba emocionado otro antiguo hermano mayor del Buen Suceso, Francisco Javier Márquez, “ya está descansando, junto con su amigazo, como a él le gustaba llamar a su Señor”.
José Ávila Puerta./Foto: Hermandad de la Esperanza
José Ávila Puerta./Foto: Hermandad de la Esperanza

Las pérdidas de Nacho Montoto y José Ávila han resultado especialmente dolorosas puesto que contaban con la temprana edad de 37 y 42 años, respectivamente. El segundo deja un hondo dolor entre los cientos de cofrades que compartieron con él su pasión por la Semana Santa. Así lo reconocía el antiguo hermano mayor de la Esperanza Javier Baena, para quien Ávila era “ante todo era mi amigo”. Éste no dudaba en definirlo como “un gran costalero”, y recuerda que, “juntos aprendimos a querer a nuestros titulares”. Sus emocionados recuerdos le llevan a destacar que “para mí ha sido un pilar fundamental en mi andadura como hermano mayor de nuestra querida cofradía”. Y concluye explicando que ha sido “una pérdida muy dura”.
Tres despedidas en el plazo de una semana que, en cada caso, dejan un hueco insustituible para familiares, amigos y cofrades que aguardan en la esperanza de que ya descansan junto al Padre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here