¿Dónde estará la calle para la familia de capataces Sáez?


La petición de la rotulación de una vía, que la asamblea de hermanos aprobara por unanimidad hace más de un año, se halla a la espera de la decisión municipal

En marzo de 2015, la hermandad de la Misericordia elevaba al pleno de la Agrupación de Cofradías una propuesta para que la saga familiar de los Sáez tuviese rotulada, en Córdoba, una calle con el nombre de esta dinastía. La petición venía a realizarse tras el pormenorizado informe que uno de sus descendientes, David Pinto Sáez, elaborara sobre la repercusión que tuvieron en la ciudad sus antecesores, tanto para las cofradías como para los hombres que trabajaron al servicio de éstas y ganar un jornal. Las hermandades aprobaron el proyecto por unanimidad y, en la actualidad, la decisión se halla en vías de decidir la vía que habrá de asignarse.

Sáez
Luis M. Carrión junto al capataz Rafael Sáez./Foto: Archivo familia Sáez

Este fin de semana numerosos costaleros están convocados para comenzar con las igualás de sus respectivas cuadrillas. Un buen número de personas se movilizarán para comenzar a dar forma a la Semana Santa de 2017. Sin embargo, no siempre fue así y el calendario de preparativos no era tal, los costales se disponían a la “faraona” y tres hermanos, apellidados Sáez Gallegos, ostentaban la responsabilidad de guiar por las calles de Córdoba a buena parte de sus devociones. Todo comenzó en 1921, cuando Manuel Gallegos se hacía cargo de la cuadrilla de piconeros Santa Marina, a la que también dirigía en su trabajo diario, que portó a Jesús Caído. A raíz de ese momento y de la mano de su yerno Antonio Sáez Pozuelo, comenzaba una dinastía que alcanzaría su momento de esplendor con la labor realizada por los nietos de Gallegos, Rafael, Manuel y Antonio.
Hasta el año 2011 y con más de dos decenas de imágenes dirigidas a sus espaldas, Rafael Sáez fue el encargado, además, de comandar el discurrir de la Custodia del que tomó el testigo su nieto David. Éste elaboró un pormenorizado dossier donde explicaba la repercusión de esta faceta familiar que, primero, firmaron 25 hermandades para aprobar, con posterioridad, la solicitud de rotular una calle, bajo el nombre de “Capataces Sáez”, por unanimidad. La propuesta, que en la actualidad se halla en manos del Consistorio, presenta dos opciones. La primera consistiría en nombrar una vía de nueva creación, por lo que la decisión solo tendría que pasar por el ejecutivo municipal. La segunda, en cambio, supondría añadir el nombre a una travesía del casco histórico, lo que debería obtener el visto bueno del Pleno. Como explica David Pinto, “las calles históricas mantienen dos nombres, el actual y el anterior. Por ello, en la solicitud se incluyeron Horno del Cristo o Pera Mato, que siempre han mantenido ese único nombre”.
Sea como fuere, “Capataces Sáez” se halla a la espera de una decisión que no tendría porqué demorarse en el tiempo, ya que otro ilustre capataz, Ignacio Torronteras, posee una plaza desde el año 2013. La cuaresma de 2017 sería un momento inmejorable para plasmar, con nombre de calle, el apellido familiar por el que se conoció a varias generaciones de capataces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here