La tradición cofrade del concejal Emilio Aumente


El edil encargado de las relaciones con las hermandades, Emilio Aumente, mantiene un fuerte arraigo familiar con la Semana Santa, ya que sus tíos realizaron parte del patrimonio de algunas cofradías

Desde que el segundo teniente de alcalde, David Luque, se encargase de gestionar la parcela cultural del Ayuntamiento de Córdoba, su sucesor al frente de las relaciones con las cofradías ha sido el también edil socialista Emilio Aumente. Este ámbito no es ajeno al capitular, ya que mantiene una fuerte tradición familiar con el ámbito de la Semana Santa. Uno de los mejores ejemplo se halla en su tío Manuel, quien realizara la cruz de guía y los medallones del paso del Señor de la Caridad.

Emilio Aumente
Imagen de archivo de Emilio Aumente. /Foto: LVC

La vinculación de Aumente con la Semana Santa no es un secreto, todo lo contrario. Así, en una entrevista concedida al programa de COPE, Córdoba Penitente, el concejal narraba un recuerdo de infancia, en el que las cofradías realizaron estación de penitencia en el Patio de los Naranjos, a principios de la década de 1960, que valoraba como muy entrañable y positiva. Además, en la misma ponía de relieve su estrecha relación con las cofradías, tanto familiar en el Remedio de Ánimas, como, en su juventud, con su participación en las corporaciones de Buena Muerte y Sentencia. Es por ello que resaltaba que las actividades que realizan las hermandades “deben incluirse en la programación cultural”.
Uno de los medallones del paso de la Caridad de Manuel Aumente./Foto: Hermandad de la Caridad
Uno de los medallones del paso de la Caridad de Manuel Aumente./Foto: Hermandad de la Caridad

Dos décadas antes de aquella evocación catedralicia del edil, su tío Manuel realizaba dos de las obras más valiosas del rico patrimonio que conserva la hermandad de la Caridad. La primera de las mismas se trata de la valiosa cruz de guía que abre el cortejo de la corporación de San Francisco. Con el cuerpo en madera, la pieza está cubierta con plata cincelada, mientras que, en el centro de la cruceta, se representa el escudo de la hermandad rodeado por una corona de espinas de oro y culminado con unas ráfagas de plata. Sin embargo, su orfebrería más destacada es aquella que se localiza en el paso del Señor de la Caridad, donde aparecen ocho medallones de plata cincelada que fueron ejecutados también por Manuel Aumente, en 1941. Estos ocho tondos contienen relieves con escenas de la Pasión de Cristo y poseen la característica de reproducir los que se hallan en la sillería de coro de la catedral de Córdoba, de Pedro Duque Cornejo.
La saga de los Aumente y su relación con las cofradías también se une a una de las hermandades del actual concejal socialista, la del Remedio de Ánimas. De hecho los clavos del imponente crucificado, las potencias y la corona se deben a otro miembro de este apellido que va unido, de forma indisoluble a la más pura tradición de la orfebrería cordobesa. La misma que llevó a estos orfebres, en concreto a José Aumente, a realizar la diiadema de la Virgen de las Angustias, realizada en plata fina repujada y dorada con 12 estrellas de brillantes, montados sobre platino y una cruz central del mismo metal e iguales piedras, teniendo además la tal diadema intercalados en el dibujo unos pasadores de pedrería montados sobre platino, con un total de 700 piedras de brillantes, amatistas y perlas.
En otro plano, su sobrino mantiene esa vinculación familiar que ahora se centra en el entendimiento institucional con un colectivo de la ciudad que aglutina a buena parte de cordobeses, en torno a una de sus celebraciones más queridas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here