"Estamos ante una terrible guerra mundial por partes"


El mensaje del Papa Francisco para la celebración de la 50 Jornada Mundial para la Paz el día de año nuevo apuesta por la no violencia como un estilo de política para la paz

“Lamentablemente estamos ante una terrible guerra mundial por partes. No es fácil saber si el mundo actualmente es más o menos violento de lo que fue en el pasado”. Estas afirmaciones del Papa Francisco, contenidas en su mensaje para la celebración de la 50 Jornada Mundial para la Paz ponen de manifiesto un análisis certero, sobre la situación actual en que se halla el orden mundial contemporáneo. Así y bajo el título, La no violencia: un estilo de política para la paz, el Sumo Pontífice realiza un llamamiento a los jefes de estado de todo el planeta, así como a los responsables de las comunidades religiosas y de los diversos sectores de la sociedad civil. A los mismos expresa su deseo de “paz a cada hombre, mujer, niño y niña, a la vez que rezo para que la imagen y semejanza de Dios en cada persona nos permita reconocernos unos a otros como dones sagrados dotados de una inmensa dignidad”.

por
El Papa Francisco ante el memorial de las víctimas del 11-S./Foto: LVC

El recorrido de su mensaje es amplio y se basa en las profundas raíces de sus predecesores en la sede de Pedro, Pablo VI y Juan XXIII. Por ello, Francisco expone en la presentación de su llamada el hilo argumental de la misma, que se basa en la no violencia que debe transformar “desde el nivel local y cotidiano hasta el orden mundial, en el estilo característico de nuestras decisiones, de nuestras relaciones, de nuestras acciones y de la política en todas sus formas”. Para explicar el contenido de la misma, el Papa lleva a cabo una descripción de la confusa situación actual en una sociedad fragmentada, donde “no es fácil saber si el mundo actualmente es más o menos violento de lo que fue en el pasado, ni si los modernos medios de comunicación y la movilidad que caracteriza nuestra época nos hace más conscientes de la violencia o más habituados a ella”. Sin embargo, sí existe una buena noticia, consistente en ser discípulos de Jesús, ya que también vivió en tiempos de violencia y ” enseñó que el verdadero campo de batalla, en el que se enfrentan la violencia y la paz, es el corazón humano”.
“La no violencia practicada con decisión y coherencia ha producido resultados impresionantes”, señala el obispo de Roma para poner de relieve los éxitos obtenidos por Mahatma Gandhi y Khan Abdul Ghaffar Khan en la liberación de la India, y de Martin Luther King Jr. contra la discriminación racial”. En este sentido, Su Santidad explica que “las mujeres son frecuentemente líderes de la no violencia, como, por ejemplo, Leymah Gbowee y miles de mujeres liberianas, que han organizado encuentros de oración y protesta no violenta (pray-ins), obteniendo negociaciones de alto nivel para la conclusión de la segunda guerra civil”. Tampoco olvida el Pontífice el papel de la Iglesia, que se ha comprometido en el desarrollo de estrategias no violentas para la promoción de la paz en muchos países, “implicando incluso a los actores más violentos en un mayor esfuerzo para construir una paz justa y duradera”.
La raíz doméstica de una política no violenta es también objeto de análisis del Papa Francisco, quien realiza finalmente un llamamiento a “la construcción de la paz mediante la no violencia activa”, ya que ésta “es un elemento necesario y coherente del continuo esfuerzo de la Iglesia para limitar el uso de la fuerza por medio de las normas morales, a través de su participación en las instituciones internacionales y gracias también a la aportación competente de tantos cristianos en la elaboración de normativas a todos los niveles”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here