Villancicos con sabor a marcha procesional


Redención, Cena, Esperanza, Estrella y Coronación ponen la banda sonora de las celebraciones navideñas a través de cabalgatas, procesiones, conciertos o iniciativas solidarias

¿Quién no ha sentido que regresaba a la infancia al paso de una cabalgata entre los sones de Noche de Paz, Adeste Fideles o el anglosajón Jingle Bells, interpretado por trompetas, bombardinos y cornetas? En esos instantes, el desfile navideño tiene un cierto aroma de procesión y, en el caso de Córdoba, mucho tienen que ver formaciones como las agrupaciones musicales de la Redención o la Cena, las bandas de música de la Esperanza o la Estrella, así como la de cornetas de la Coronación de Espinas. La participación de estas en iniciativas de diversa índole durante el Adviento y la Navidad han hecho posible que, al escucharlas, los villancicos tengan sabor a marcha procesional.

villancicos
Agrupación musical Sagrada Cena./Foto: A.M. Cena

En el caso de la agrupación de la Huerta de la Reina, su participación en la cabalgata de los Reyes Magos de Ciudad Jardín, una de las que sobreviven en los barrios, traerá la ilusión a los más pequeños en la tarde-noche del 5 de enero. El desfile con sus Majestades de Oriente está organizado por la Asociación Adecoc que agrupa al centro comercial abierto de dicho barrio. Tres días antes de que Redención acompañe a los Magos, otra formación del mismo género musical, la de la Sagrada Cena pondrá sus sones por las calle del centro de la ciudad, en esta ocasión sin villancicos. El motivo, la primera salida procesional del Niño Jesús de la Compañía que recorrerá enclaves tan transitados en estas fechas como Duque de Hornachuelos, la plaza de las Tendillas, Jesús y María o Santa Victoria.
Por su parte, la banda de la escuela de música de la Esperanza ha regalado este mes de diciembre dos conciertos de villancicos en dos templos paradigmáticos de la ciudad, las iglesias de la Magdalena y la de la Compañía. Con distintos colaboradores, en ambos casos los beneficios fueron destinados a labores solidarias, ya que el precio simbólico de la entrada consistía en la entrega de un kilo de alimentos. Los mismos fines benéficos que llevaron a la banda de la Estrella a ser parte importante en la operación kilo de su hermandad, realizadas por las calles de la feligresía de San Fernando. Otra, la de San Antonio de Padua también fue testigo de una recogida masiva de alimentos de la Merced, 1.200 kilos. La misma contó con la aportación de la formación de la casa, Coronación de Espinas, que ponía el broche a un año donde la banda de cornetas ha celebrado su 20 aniversario. Dos décadas que, en buen medida, han estado marcadas por esa impronta social que tanto caracteriza a la cofradía donde nació.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here