El presente y el futuro de la Santa Faz


Cuando el día de los Santos Inocentes tocaba a su fin en las dependencias del museo de la Trinidad, su responsable explicaba a un grupo de visitantes la alegoría del nacimiento de Jesús que se expone hasta principios del mes de enero; mientras en otra de las dependencias el sonido característico de los niños invitaba a descubrir lo que allí estaba sucediendo. Y se trataba de la celebración de la jornada de convivencia organizada por el grupo joven de la Santa Faz. Su presente, reflejado en los rostros de satisfacción de las responsables de llevar a término la iniciativa Marta y Noelia; y su futuro, planteado en los niños que, como Gonzalo, jugaban por los mismos patios que, entre otros, vieron crecer al actual capataz del misterio, Antonio Cano.

Y un momento del encuentro con el Rey Mago./Foto: Hermandad de la Santa Faz
Un momento del encuentro con el Rey Mago./Foto: Hermandad de la Santa Faz

Las cofradías no siempre fueron así y, en determinados momentos, resultaron bastante complejas. Sin embargo, nada más iniciar la charla con Marta y Noelia, también se intuye la responsabilidad y la ilusión por trabajar en un proyecto común. Se trata del valor del colectivo, proyectado en objetivos sencillos que, aun con todo, su consecución implica todo un logro. Así, ellas explican que les queda poco tiempo en el grupo joven y que su idea nos es otra que dejar asentado el relevo. Y es que en el horizonte de los próximos meses se halla la petalada que la juventud de la Santa Faz organiza para honrar a la Virgen de la Trinidad. En 2017 ya no podrá ser en San Felipe, por ello, Marta y Noelia señalan que el nuevo enclave está por decidir, mientras, al igual que en años anteriores, harán lo posible por reunir fondos para este acto como la venta de bebidas en los ensayos de las cuadrillas de la cofradía.
Sin embargo, en el fondo de todas sus actividades está la solidaridad. La prueba de la misma se podía apreciar en diversas estancias del centro parroquial Carmen Márquez Criado, donde se habían depositado los productos, sobre todo infantiles, recaudados durante la jornada. Una labor que no es exclusiva de Navidad explican para insistir en que, el resto de meses del año, el grupo joven desarrolla una cadena de alimentos. Esta propuesta consiste en que, cada mensualidad, uno de sus miembros se responsabiliza de recaudar los productos que, previamente, se han indicado como más urgentes por la cáritas parroquial. De tal manera que esta nueva generación, además del ímpetu propio de la edad, trae consigo valores que pertenecen al pasado, se actualizan en el presente y determinan un futuro que ya se puede apreciar en los rostros de los niños de la Santa Faz, entregando su carta al Rey Mago, escoltado por sus pajes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here