Antonio Murillo asegura que "estamos al nivel de las mejores catedrales del mundo"


La Sala Capitular del templo mayor de la ciudad ha acogido la presentación del disco "Te Deum, la música en la Catedral de Córdoba", que también contiene un "making-off" del proceso de grabación

“Estamos musicalmente al nivel de las mejores catedrales del mundo”. Con esta afirmación del canónigo y chantre de la Catedral Antonio Murillo, se ha presentado el primer trabajo discográfico de la orquesta sinfónica y el coro del primer templo diocesano. La Sala Capitular del Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba ha acogido la presentación del disco, Te Deum, la música en la Catedral, que también contiene un making-Off, donde se puede apreciar el proceso de realización del mismo.

Murillo
Rueda de prensa de la presentación del disco Te Deum./Foto: José I. Aguilera

En una breve pero descriptiva intervención, el deán-presidente del Cabildo Catedralicio Manuel Pérez Moya, ha explicado que la música se halla impresa desde siempre en el templo mayor. De hecho, el título que se ha elegido para esta ópera prima de la formación catedralicia hace referencia directa al canto con que se entró el templo para su consagración, el 29 de junio 1236.
Por su parte, Antonio Murillo, responsable del apartado musical, ha puesto en valor los “buenos materiales, sobre todo humanos, con que hemos contado para llevar a cabo este importante trabajo”. Asimismo ha subrayado que se haya podido contar con “grandes voces e instrumentistas”. Esto para explicar con rotundidad que “estamos musicalmente al nivel de las mejores catedrales del mundo”. El chantre ha concluido su intervención asegurando que “es más fácil elevar el corazón a Dios con esta orquesta y este coro”.
Finalmente, el director de la sinfónica y el coro catedralicios, Clemente Mata, ha llamado la atención sobre el duro trabajo realizado. Del mismo sobresale que se ha desarrollado “con mucho mimo y cariño para culminar, de la forma más brillante posible, esta obra”. Además, Mata ha mostrado su gratitud la inestimable ayuda del Cabildo en la figura tanto de su presidente como del chantre. De este último ha destacado que “el amor a la música y a Dios de Antonio Murillo ha hecho posible este proyecto”. Otro de los aspectos sobre los que ha llamado la atención ha radicado en que el disco fue grabado en el Salón del Trono del Palacio Episcopal, durante los días  29 y 30 de octubre de este año. Sobre estas jornadas ha manifestado que “se vivieron grandes momentos a nivel humano”. Para concluir resaltando que “hemos querido plasmar la música que suena actualmente en la Catedral”, con obras de una belleza tremenda, pertenecientes a Bach, Caccini o Mozart, entre otros”. Características que llevan a Mata a asegurar que la grabación “es una oración perpetua a Dios”.
El disco, que se pondrá a la venta al precio de 10 euros y cuyos beneficios irán destinados a la obra social que desarrolla el Cabildo, contiene 15 composiciones pertenecientes a Frisina, Pachelbel, Peris, Frank, Schubert o Morricone, entre otros. Un trabajo magistralmente interpretado, que es por sí mismo, una pieza de coleccionista.