El Resucitado recoge los frutos de su esfuerzo


El grupo joven de la corporación de Santa Marina culmina su operación kilo a las puertas de la Navidad, que también ha contado con la colaboración del colegio Almedina

Las fechas navideñas marcan uno de los tiempos fuertes en que las hermandades intensifican la labor de su acción solidaria. Este es el caso de la cofradía del Resucitado que, prácticamente, a las puertas de Nochebuena ha culminado su operación kilo. El desarrollo de ésta también ha contado con la colaboración del colegio Almedina.

Miembros del grupo joven del Resucitado, durante la recogida de alimentos./Foto: Hermandad del Resucitado
Miembros del grupo joven del Resucitado, durante la recogida de alimentos./Foto: Hermandad del Resucitado

Como la propia corporación señalaba, los resultados de este año han superado los de 2015. Este hecho se debe, en buena medida, a la perseverancia del grupo joven de la cofradía que, en la jornada de este viernes 23 de diciembre, se ponía manos a la obra y recogía alimentos no perecederos en las instalaciones del supermercado Eroski, ubicado en la calle Alonso el Sabio. Esta iniciativa culminaba la tarea desarrollada en las jornadas precedentes, donde la hermandad de Santa Marina contaba, además con la colaboración del centro educativo Almedina. La institución profundiza en la labor conjunta, iniciada en años precedentes, y ha contado con la disposición tanto con el alumnado como con la del profesorado de esta institución.
El colegio Almedina, por su parte, desarrolla un buen número de iniciativas solidarias, como la realizada por los alumnos de bachillerato el último día de clase, antes de las vacaciones. Ésta ha consistido en la visita a la residencia de los Hermanos de la Cruz Blanca, donde compartían con ellos una entrañable jornada. El acto no ha supuesto solo un gesto, ya que el dinero que tenían destinado a la tradicional salida al cine, que los propios escolares propusieron cambiar por este encuentro, lo han llevado para colaborar con ellos. Una muestra de indudable valor simbólico, que se unía a la reciente celebración de la quinta Jornada Solidaria destinada a las cáritas parroquial de Cristo Rey y de Santa Luisa de Mariillac. Actuaciones que dan la medida de responsabilidad con que se comprometen la institución educativa y la hermandad del Resucitado.