El porqué de la 'Misa del Gallo'


Es una de las cuatro misas, de las cuatro eucaristías, con que la liturgia de la Iglesia honra el misterio de la Navidad

Dentro de todos los acontecimientos religiosos que se celebran durante la época navideña encontramos la popular ‘Misa del Gallo’ (o Misa de Gallo), que tiene lugar la noche del día de Nochebuena, el 24 de diciembre, y que durante siglos se ha venido celebrando esta noche a las 24 horas, recibiendo al día de Navidad, en conmemoración del nacimiento de Jesús. Así, en la actualidad y al concluir la cena de Nochebuena, los fieles acuden en familia a las iglesias o parroquias para asistir a esta tradicional y emotiva misa.

Misa del Gallo
Belén viviente durante la Misa del Gallo en Fuente Obejuna

Son muchos los templos y parroquias que escenifican un belén viviente durante esta misa tan especial. Es habitual que esta representación corra a cargo de los propios vecinos que llenos de ilusión interpretan los papeles más emblemáticos del Nacimiento en el Altar Mayor de la Iglesia.
Pero cuál es el origen de esta conmemoración religiosa… Está claro que nada tiene que ver con el hecho de que en algunos países acostumbraran a comer gallo al horno en la cena de Nochebuena. La mayoría de los historiadores y voces más autorizadas en el tema litúrgico señalan al Papa Sixto III quien, en el siglo V, instauró la costumbre de celebrar una misa de vigilia nocturna en la medianoche del día de celebración del nacimiento del Mesías, tras la entrada al nuevo día (Navidad), en el “ad galli cantus” (al canto del gallo), de ahí el curioso nombre que ha recibido esta misa. Y esto lo hizo en un pequeño oratorio detrás del altar mayor de la Basílica de Santa María la Mayor.
Pero la ‘Misa del Gallo’ no es una celebración aislada, sino que forma parte de las cuatro eucaristías, con que la liturgia de la Iglesia honra el misterio de la Navidad. De esta forma, hoy a las 12 de la noche muchos vivirán con especial emoción y sentido religioso un acontecimiento único; el Nacimiento del Niño Dios.