Un recuerdo para los cofrades ausentes


Un hermano del Santo Sepulcro, otra de la Santa Faz y otro de la Soledad han dado testimonio acerca de cómo pasan estas fiestas lejos de su tierra. El programa de COPE, Córdoba Penitente, que dirige José Juan Jiménez Güeto ha reunido a estos tres cofrades que actualmente viven en Méjico, Inglaterra y Holanda, que han explicado su forma de vivir la Navidad y el recuerdo constante de sus respectivas hermandades.
“Mi regreso a España tendrá lugar una semana después de que la Santa Faz recorra las calles de nuestra ciudad”. Estas palabras de Amada Sánchez explican cómo dejó todo dispuesto en su ausencia para que su hija, que no ha viajado con ella a tierras británicas, “pueda acompañar a los titulares de nuestra querida hermandad”. La cofrade de la corporación del Martes Santo se encuentra en una localidad al norte de Reino Unido, donde permanecerá durante seis meses, de cara a mejorar su nivel de inglés y poder obtener, de regreso a Córdoba, el certificado B2 que le permita un mayor acceso al mercado laboral.

Cofrades ausentes
María Santísima de la Soledad./Foto: Hermandad de la Soledad

Por su parte, Antonio Benítez es un veterano cofrade de las hermandades del Santo Sepulcro y las Angustias que, pese a la elevada distancia entre su Córdoba natal y Puerto Vallarta, se mantiene al tanto de la actualidad cofrade. Aunque entre bromas se queja de la demora en que llegan las convocatorias de cultos a su domicilio -aún aguarda los de la Inmaculada- no deja de ser cierto que siempre está informado de la actualidad de la Semana Santa. Ello gracias a las posibilidades que ofrece internet. Uno de los momentos más divertidos de la entrevista ha tenido lugar cuando, siendo preguntado si en su lugar de trabajo olía a incienso, ha respondido que olía a tacos y nachos.
Vicente Ariza ha explicado que el amor le llevó hasta tierras holandesas, donde reside desde hace más de una década. Éste ha confesado que aguarda la llegada de la Semana Santa para regresar, por unos días, a Córdoba y vestir la túnica de la hermandad de la Soledad. Uno de los momentos más especiales ha tenido lugar cuando ha narrado cómo en el año 2006 se suspendió la estación de penitencia y no pudo salir de costalero. Hecho que atribuye a la protección de la Virgen porque, al regresar a Holanda le detectaron que había sufrido un pequeño infarto y, de haber salido de costalero, le hubiera ocasionado un problema mayor.
Numerosos cofrades estarán estos días lejos de sus hogares y, algunos de ellos, podrán regresar el Domingo de Ramos con las maletas en la mano, como narraba carlos Colón, para ver a su Virgen. En estas fechas tan significadas, José Juan Jiménez Güeto, Manuel Martínez y Joaquín de Velasco han acercado un poco más a estos tres cofrades, a la ciudad de la que tuvieron que partir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here