El año de la Virgen de la Victoria


La celebración este viernes de su solemnidad pone el broche a unos meses donde la imagen ha sido bendecida y ha celebrado sus dos primeros besamanos

El grupo de devotos de María Santísima de la Victoria está de enhorabuena. Y es que este próximo viernes, cuando tenga lugar la celebración de su solemnidad en la parroquia de Santa Beatriz de Silva, se pondrá el broche a unos meses en los que la imagen del imaginero sevillano Antonio Labrador ha sido bendecida y expuesta en sus dos primeros besamanos.

María Santísima de la Victoria./Foto: Grupo de devotos de la Victoria
María Santísima de la Victoria./Foto: Grupo de devotos de la Victoria

Con la memoria reciente del fin de semana posterior a la festividad de la Inmaculada, donde los feligreses de la iglesia del Parque Azahara se concitaban para rendir tributo a la Virgen de la Victoria, sus devotos volverán a rendirle culto este 23 de diciembre a las 19:00. La solemnidad estará presidida por el párroco de Santa Beatriz de Silva, Juan Diego Recio, quien a su vez fuera el encargado de bendecir a la imagen el pasado 22 de mayo. Aquel acontecimiento culminaba un proceso de 10 meses, ya que la talla era entregada por el escultor, afincado en el popular barrio de Triana, el día de la festividad de la Virgen del Carmen de 2015. De tal manera que, con la celebración litúrgica de este viernes, se culmina un ilusionante proceso de año y medio donde la devoción a esta imagen no ha hecho sino crecer.
Una de las estampas más entrañables de María Santísima de la Victoria tenía lugar en el taller del imaginero, cuando la Virgen era fotografiada por éste, tomando en sus brazos la imagen de un Niño Jesús salido de las gubias del propio Labrador. La misma fue realizada cuando el proceso de elaboración de la Virgen tocaba a su fin. La instantánea, que quedaba a recaudo de su grupo de devotos, presentaba una bella recreación de la maternidad virginal de la Victoria que ha sido aprovechada para felicitar las primeras fiestas navideñas que la imagen pasa en Santa Beatriz de Silva, dejando patente la devoción que ésta ha despertado en el que es ya su barrio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here