Un mes para ayudar a Redmadre


La hermandad de la Agonía destina parte de los beneficios de su campaña solidaria a la asociación a la que también se ha destinado la recaudación de la representación del belén en el Palacio Episcopal

Redmadre fue una de las 40 asociaciones que quedaron excluidas, el pasado mes de octubre, en el reparto de subvenciones del Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba. No obstante, iniciativas como las llevadas a cabo durante este mes por la hermandad de la Agonía o la parroquia de Espejo, a través del grupo socio cultural Cervantes 14 del Centro de Promoción de Adultos, ayudan a desarrollar la importante labor que la institución realiza con embarazadas y madres sin recursos.

mes
Representación del belén viviente en el Palacio Episcopal./Foto: Diócesis de Córdoba

La corporación del barrio del Naranjo realiza, desde el pasado 4 de diciembre y hasta el 8 de enero, su novena operación kilo, cuyos destinatarios son la cáritas parroquial de Santa Victoria y dicho colectivo. Entre los productos que se necesitan de forma preferente, la hermandad del Martes Santo destaca la urgencia de leche, cacao en polvo, aceite, conservas, potitos y pañales. Asimismo, desde la cofradía se subraya que la campaña “avanza a buen ritmo”, pero enfatiza que “las necesidades son muy grandes”. Por ello, animan a colaborar, depositando “tu ofrenda en la capilla cada día, en los conventos de Carmelitas y las Salesas o en el santuario de Santo Domingo, los domingos en horario de misa”.
Por su parte, la parroquia de la localidad de Espejo llevaba a cabo, este sábado 17 de diciembre en el Palacio Episcopal, la representación de un belén viviente para ayudar a Redmadre. La misma estaba a cargo del grupo socio cultural Cervantes 14, perteneciente al Centro de Promoción de Adultos de dicho municipio. La obra estuvo abierta a todo el público y tuvo el simbólico coste de un euro, que fue destinado íntegramente a la asociación. Dirigido por María Luz Millán, el reparto contó con un total de 27 actores que representaron el sentido de la Navidad. Al término de la representación se cantaron villancicos populares y las tradicionales Barajas de Navidad. Éstas consisten en unos cantos típicos espejeños que interpretaban los antiguos grupos de mochileros del pueblo y que traerán a la sede del obispado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here