El que niega que María es al mismo tiempo virgen y madre no es católico


El obispo reflexiona en su carta semanal sobre la virginidad cristiana, que supone un 'magis' de vitalidad, para ser prolongación de la vitalidad de Dios y la sobrenatural de la gracia

“El que niega que María es al mismo tiempo virgen y madre no es católico”. Ésta es una de las reflexiones que realiza el obispo en su carta semanal. En la misma indica, además, que la virginidad cristiana, que supone un magis de vitalidad, para ser prolongación de la vitalidad de Dios y la sobrenatural de la gracia, ya que “Jesucristo vivió ese estado toda su vida, porque se parece a su Padre, también al hacerse hombre”.

antigua. María
El obispo se postra ante la Virgen de la Fuensanta./Foto: Jesús Caparrós

En la primera parte de su misiva, previa a la celebración de la Natividad del Señor, el prelado explica el sentido del cuarto domingo de adviento en el que las antífonas de vísperas de estos días hasta la Navidad comienzan con “Oh!”, de manera que el 18 de diciembre celebramos Santa María de la O, en la expectación del parto. Asimismo, destaca la importancia de esta festividad en el rito hispano, para ahondar en la figura central de María, sobre la que orbita su carta semanal. De esta manera, la virginidad de la Madre de Dios vertebra una comunicación en la que Demetrio Fernández asegura que “no se puede afirmar que el hijo viene de la unión sexual de María con José, a no ser que arranquemos esta página del Evangelio, y otras que lo describen igualmente”.
El obispo explica la importancia capital de este concepto que “es de tal calibre la vitalidad de Dios Padre que engendra a su Hijo sin ninguna otra colaboración, es decir, virginalmente”. En consecuencia, no duda en señalar que “la virginidad de Dios es vida pletórica” y, por tanto, “María es dotada en su medida por el Espíritu Santo de esa vitalidad que viene de Dios. Por eso, concibe a su Hijo sin ninguna cooperación humana”. Por ello, el prelado concluye con la hermosa significación de “la virginidad de María que es vitalidad pletórica, una virginidad fecunda que desemboca en maternidad”.
La carta semanal finaliza subrayando que “la virginidad es un perfume de Navidad”. Y el significado de esta afirmación radica en el hecho de que “acercarse al portal de Belén nos trae ese aroma, una vida nueva, una vida que tiene en Dios su origen, que tiene en la tierra una madre virgen, que se prolonga en tantas personas especialmente consagradas por el don de la virginidad y que tienen en Jesús, en María y en José su referencia”.
carta-semanal-texto-integro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here