El rostro de la Esperanza en cinco vírgenes

21

La festividad del cuarto domingo de Adviento deja numerosas muestras de devoción, en torno a las imágenes de la Esperanza, Vida Dulzura y Esperanza Nuestra, Esperanza del Valle, Buen Fin y la O

San Andrés, San Antonio María Claret, San José y Espíritu Santo, Beato Álvaro y la Aurora han disfrutado este domingo del rostro de la Esperanza, a través de las cinco vírgenes que han celebrado su onomástica. Las imágenes de la Esperanza, Vida Dulzura y Esperanza Nuestra, Esperanza del Valle, Buen Fin y la O han recibido la devoción de la ciudad que se prepara para celebrar la Natividad del Señor.

María Santísima de la O, vestida para la Esperanza./Foto: Jesús Caparrós (vírgenes)
María Santísima de la O, vestida para la Esperanza./Foto: Jesús Caparrós

El rostro de la Virgen de Juan Martínez Cerrillo recibía a cientos de personas en San Andrés. Dispuesta sobre su peana y con la cera y los dos ángeles portando su emblema, el verde manto de María Santísima de la Esperanza remata en uno de los rostros que definen la fe que habita en el templo fernandino y que se renueva cada 18 de diciembre. Una fecha que señalada en rojo para los cofrades del Descendimiento ha recreado, durante estas jornadas de cultos, el altar efímero que porta a la Virgen del Buen Fin cada Viernes Santo. Una dolorosa que, en su besamanos, recordaba la triple significación que le atribuyera fray Ricardo en su pregón de la Semana Santa. El que tuvo su parto, el que tuvo su estancia en la tierra con su asunción a los cielos y el que tuvo la muerte de su Hijo para la Salvación.
Desde el Beato Álvaro a San Antonio María Claret la Esperanza del Valle y la de Vida, Dulzura y Esperanza Nuestra han presidido las respectivas fiestas de regla de sus hermandades. En la de Poniente se proyectaba el rostro de sutil de la imagen que encontrara la madurez artística de Miguel Ángel González; mientras que en la de las Palmeras, la Virgen extiende su esperanza entre los devotos de su barrio. Como lo hace la Virgen de la O para sus cofrades que, en la jornada que cierra los cultos anuales, han puesto el broche a unos meses intensos donde la prohermandad ha actualizado su compromiso. El mismo que se mostraba en las miradas de los cofrades de cada una de estas cinco vírgenes que, este domingo, han expresado más que nunca el rostro de la Esperanza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here