La Virgen de la O espera su gran día


La imagen de Antonio Bernal ya se encuentra preparada para la celebración del besamanos que clausura un año en que se ha producido un renovado auge para la corporación de Fátima

La imagen de María Santísima de la O ya está preparada para celebrar uno de los días que sus cofrades han aguardado con mayor expectación, en 2016. Y es que la Virgen de Antonio Bernal ya se halla dispuesta para la celebración del besamanos que clausura un año en que se ha producido un renovado auge para la corporación de Fátima.

María Santísima de la O./Foto: Jesús Caparrós
María Santísima de la O./Foto: Jesús Caparrós

Durante los días previos a la festividad de la Esperanza, la O ha permanecido engalanada en su altar con un nutrido número de piezas de candelaria. Prueba del esmero que sus cofrades exponen a diario y que también queda reflejado en la elegante disposición con que la viste Antonio Villar. A la luz de las velas, el contraluz de María Santísima de la O refleja las dos décadas, recién cumplidas, desde que saliera del taller del imaginero, así como el leve proceso de restauración al que éste la sometía hace tan solo unos meses. El besamanos de este domingo, además, supondrá un momento muy especial, ya que la Virgen estará dispuesta en el altar mayor de la iglesia de la Aurora y lucirá la toca sobremanto del Rocío y Lágrimas, que ha cedido la hermandad del Perdón.
El piadoso acto pondrá el broche a un otoño intenso en que la O presidía el rosario vespertino por su 20 aniversario. A ello hay que sumar el resurgimiento de la prohermandad que dirige Rafael González y el empeño que su junta de gobierno desarrolla en cada acto que realizan en torno a la dolorosa. Actividades que, además, han llevado a estos cofrades a puntos tan dispares como Sevilla o Bujalance para ser partícipes de momentos tan especiales como una salida extraordinaria en la que se les dedicó una levantá. Sea como fuere, el día de la Esperanza culminará unos meses en que el balance de cara al futuro no puede ser sino halagüeño puesto que, como les dijo el capataz Rafael Ariza en aquella tarde de octubre, donde está la O está la Esperanza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here