El año de las prohermandades


Conversión, Quinta Angustia o la O dejan un balance de 12 meses en que se ha mostrado el auge que experimentan las cofradías en la ciudad y aseguran el futuro de la Semana Santa

Viernes Santo Conversión
Cristo de la Oración y Caridad./Foto: Jesús Caparrós

El Sábado de Pasión del año que termina, hasta cuatro corporaciones procesionaban por distintos barrios de la ciudad. La jornada servía para mostrar el auge que experimentan las cofradías cordobesas, cuyo futuro y, por ende el de la Semana Santa, se antoja amortizado. Tres prohermandades, Conversión, Quinta Angustia o la O, han vivido momentos especialmente decisivos, de cara a afrontar un horizonte que, en 2017, estará más cercano.

Año 2016
Cristo de la Conversión./Foto: Jesús Caparrós

El 20 de febrero el obispo bendecía la nueva imagen del Cristo de la Conversión en la sede de la Fundación Miguel Castillejo. El hito de la prohermandad de Electromecánicas venía a superar los problemas que la misma había sufrido en años precedentes, cuando los propietarios del primitivo titular decidieron no seguir cediendo la talla a la corporación. Ésta encargaba al imaginero de Puente Genil Pedro García Velasco la realización de nuevo crucificado que, a la postre, ha venido a colmar las expectativas, especialmente brillantes, en su primera salida procesional.
Año 2016
María Santísima de la Quinta Angustia./Foto: Jesús Caparrós

La Quinta Angustia ha cerrado un año ilusionante en que, durante su primera parte, el prelado de la diócesis procedía a la ratificación eclesiástica de prohermandad. Un nombramiento al que han seguido una serie de iniciativas, entre las que destaca una decidida apuesta patrimonial. La misma tendrá su piedra angular en la figura del diseñador granadino Álvaro Abril, quien será el encargado de diseñar tanto el guión como los pasos procesionales del Señor del Soberano Poder y el de la titular mariana que da nombre a la corporación de la iglesia de la Merced. Los trabajos comenzarán en enero de 2017 y concluirán en diciembre de 2018. Para conseguir esta empresa, la cofradía ha dividido las labores en cuatro plazos que finalizarán en diciembre de 2018.
Año 2016
María Santísima de la O./Foto: Jesús Caparrós

Con un auge renovado y pujante, la prohermandad de la O ha vivido un año en el que su titular mariana ha celebrado su 20 aniversario y ha sido sometida a un proceso restaurador. “El trabajo de Antonio Bernal ha sido invisible”, explicaba el responsable de la corporación de la Aurora, Rafael González, sobre la labor a que fue sometida, en 2016, María Santísima de la O. Esta valoración obedecía a que las labores de conservación que se han realizado a la talla han sido de carácter interno. González era consciente de que, aparte de la restauración, “hay muchos proyectos por realizar”, si bien no se marcaba plazos para los mismos y no se mostraba partidario de poner sobre la mesa uno en concreto puesto que consideraba que deben continuar afianzándose como hermandad. Sobre la hoja de ruta, de cara a la realización de su otro titular, el Cristo de las Tres Caídas el responsable de la hermandad incardinada en el barrio de Fátima no se marcaba plazos.
La llegada del año 2017 debe servir para consolidar tres proyectos que, en diferentes etapas del proceso, habrán de consolidar el recorrido de Conversión, Quinta Angustia y la O para llegar a convertirse en hermandades de pleno derecho y ser parte del futuro cercano de la Semana Santa de Córdoba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here