Las dos obras de Rafael de Rueda para la hermandad de la Esperanza


El diseñador cordobés ofrece distintas claves sobre la nueva pieza que verá la luz a medio plazo y que viene a engrandecer el ajuar de la titular mariana de la corporación del Domingo de Ramos

El diseñador cordobés Rafael de Rueda es uno de los más prolíficos de las últimas décadas. De su creatividad han aflorado una ingente cantidad obras tanto para la capital como para numerosos rincones de la geografía andaluza. En el caso de la hermandad de la Esperanza, durante el último año, dos dibujos suyos han servido para engrandecer el ajuar de los dos titulares de la corporación de San Andrés, gracias a una túnica para el Señor de las Penas y un puñal para la Virgen que esculpiera Juan Martínez Cerrillo.

Rafael de Rueda
Diseño del Puñal para la Virgen de la Esperanza./Foto Rafael de Rueda

El reciente diseño realizado para María Santísima de la Esperanza es definido por Rueda como “una pieza de marcado carácter barroco, dentro de la línea que caracteriza a la cofradía”. Asimismo, el diseñador pone de relieve que “el puñal es un tributo a la virtud teologal”, de ahí las tonalidades verdes de las piedras preciosas escogidas y que recorren esta obra que, en su parte central, no deja de hacer alusión a dicha simbología a través del ancla. Rueda explica además que el proyecto le fue solicitado por un grupo de hermanos, similar al encargo recibido por la túnica, si bien “en esta ocasión no han sido costaleros quienes lo han realizado”. Sin un plazo de ejecución predeterminado, la daga que traspasará a la bella dolorosa presenta incrustaciones en plata, en una de las cuales, en la banda central, se puede leer el lema de la hermandad, Spes Nostra Salve.
Por otra parte, en la cuaresma de 2016 se presentaba la túnica donada por los costaleros de Nuestro Padre Jesús de las Penas. La pieza realizada por el bordador astigitano Jesús Rosado, también surgió de la creatividad de Rafael de Rueda. En la misma se puede apreciar una de las fuentes estilísticas del diseñador, el sevillano Juan Manuel Rodríguez Ojeda. Se trata de una obra en la que predominan las líneas elegantes y esbeltas de una composición que se aleja de la sobrecarga de elementos decorativos. Como el propio Rueda explica sobre este trabajo para la corporación del Domingo de Ramos, “es una túnica que ganará categoría con el paso de los años y, aunque no sea tan espectacular a primera vista, pertenece a un grupo de obras que se saborean con el tiempo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here