El día de la Esperanza para las personas sin hogar


Las parroquias de la Diócesis destinan la colecta del domingo 18 a Cáritas, con motivo de la campaña de sensibilización que la ONG católica lleva a cabo durante las últimas semanas

El día en que se celebra la festividad de la Esperanza, una de las tres virtudes teologales de la Iglesia, ha sido el escogido para que todas las parroquias de la Diócesis destinen los fondos, que recojan en sus respectivas colectas, a las personas sin hogar que atiende Cáritas diocesana. La iniciativa se inscribe en el marco de la campaña de sensibilización que la ONG católica lleva a cabo durante las últimas semanas.

IMG 9111 opt
‘Por dignidad, nadie sin hogar’. /Foto: LVC

Las actividades que la institución diocesana viene realizando se iniciaban con la jornada de puertas abiertas servía para mostrar la realidad social de la ciudad. Bajo el lema, Por dignidad, nadie sin hogar, esta campaña de sensibilización se desarrollaba en la casa de acogida de transeúntes Madre del Redentor. El acto comenzaba con una rueda de prensa en la que José Luis Rodríguez realizaba una radiografía de las personas sin hogar, a la par que señalaba como causas de esta problemática “la situación de crisis, la falta de vivienda, la dificultad de acceder al mercado laboral, las carencias de salud y de relaciones con el entorno familiar”. En consecuencia, Cáritas atendía en 2015, a un total de 956 personas en sus diferentes centros, como casa de acogida, a la de baja exigencia, dispositivo de salida nocturna, pisos Virgen de la Merced y residencia San Pablo. Asimismo, dentro de la actual campaña de sensibilización, tenía lugar la celebración de un acto simbólico en la calle, en el que se leía un manifiesto y se soltaban globos, para concienciar a la sociedad sobre esta realidad que afecta a cientos de personas. El mismo se llevó a cabo en la plaza de la Corredera.
Cabe recordar que, tras la celebración de la octava asamblea, el análisis, calculado en datos, arrojaba que, gracias a la acción de las delegaciones parroquiales, se han atendido entre 180.000 y 200.000 personas cada año, a los que hay que sumar las cifras de Cáritas diocesana. En cuanto a esta última, cabe resaltar además que, durante este tiempo, ha puesto en marcha nuevos proyectos y ha innovado, realizando una apuesta decidida por el acompañamiento. En definitiva, ha conseguido materializar un equilibrio entre la atención primaria, muy necesaria en este momento, y la necesaria promoción de las personas en estos tres años. Ello posibilitado por la participación desinteresada de 1.700 voluntarios.