Las cofradías ofrecen algo más que solidaridad


Las cofradías ofrecen algo más que solidaridad. Hermandades de la Merced y la Expiración son ejemplos recientes del carisma asistencial que preside a estas hermandades desde su origen; mientras que el Rescatado dará cuenta de éste el día de Nochebuena. Además de la recogida de alimentos

más
Alimentos recogidos por la hermandad de la Merced./Foto: Hermandad de la Merced

El primitivo origen de las cofradías, tanto en Córdoba como en numerosos rincones de la geografía andaluza y española, habla de una labor asistencial que se enfocaba, mayoritariamente, a la asistencia a los pobres y enfermos. Asimismo, en este apartado tenía también cabida la celebración de honras fúnebres por los difuntos, mientras que, en algunos casos, su principal manifestación de culto público se llevaba a cabo por medio de la procesión de disciplina. En la capital esta última tipología sería prohibida, si bien la acción social se va a mantener desde la aparición de las primeras hermandades. Uno de los ejemplo clásicos se halla en la historia de la cofradía de la Caridad, en cuyo título ya queda reflejado su propio carácter.
En la actualidad, las corporaciones cordobesas han redoblado sus esfuerzos por atender al mayor número de personas posible. Esto queda reflejado en las numerosas campañas que, a lo largo del año, las hermandades desarrollan. Las mismas son de diversa índole, como las que lleva a cabo la Agonía, por medio del proyecto Refugio María Auxiliadora para jóvenes sin hogar. No obstante, cercanos a las fechas navideñas, uno de los factores apremiantes es el de la recogida de alimentos. Prueba de ello la han dado, durante este pasado fin de semana, las cofradías de la Merced y la Expiración, donde los jóvenes que las integran han sido parte fundamental. Así, el pasacalles solidario de los cofrades del Lunes Santo en el que participaba la banda de cornetas y tambores de la Coronación de Espinas, ha dejado como fruto la recogida de más de 1.200 kilos de alimentos por las calles de la feligresía de San Antonio de Padua.
Por otra parte, el grupo joven de la hermandad de la Expiración llevaba a cabo, durante la semana de la Inmaculada, su Operación Tonelada una ambiciosa iniciativa, que se halla en vías de alcanzar esta cantidad ingente de productos de primera necesidad para atender al mayor número de personas, en situación de necesidad, posible. La celebración del concierto de Navidad que organiza la hermandad, también supondrá una nueva oportunidad para contribuir a alcanzar este objetivo. Un fin similar persigue, además, la cofradía del Rescatado que, el 24 de diciembre, organiza su Nochebuena Solidaria. Este evento comenzará a partir de las 12:00 en la nave anexa a los Trinitarios y, a cambio de un plato de arroz o potaje, se entregará un kilo de alimentos no perecederos. Los productos recaudados irán destinados a la bolsa de caridad de una corporación que, al igual que sus homólogas, ofrece algo más que solidaridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here