El hermano mayor de la Agonía apuesta por la solidaridad


La corporación del Martes Santo entrega la memoria del proyecto "Refugio María Auxiliadora para jóvenes sin hogar", cofinanciado por el Instituto Provincial de de Bienestar Social de la Diputación

La hermandad de la Agonía ha hecho entrega de la memoria del proyecto Refugio María Auxiliadora para jóvenes sin hogar, cofinanciado por el Instituto Provincial de de Bienestar Social de la Diputación Provincial de Córdoba (IPBS), que aporta la cantidad de 10.000 euros. Un proyecto del que, en palabras del máximo responsable de la corporación, Carlos Recio, “se van recogiendo los resultados, del trabajo realizado durante estos cuatro años”.

Nuestra Señora de la Salud./Foto: Jesús Caparrós
Nuestra Señora de la Salud./Foto: Jesús Caparrós

La iniciativa en que participa la cofradía del Martes Santo se veía reforzada en 2015, por medio de la firma den convenio con el ente provincial. Ésta consiste en el sotenimiento de dos pisos que coordina la hermandad del barrio del Naranjo y que alberga a 11 chicos, mayores de 18, que se encuentran en riesgo de exclusión social. Recio explica que este proyecto “se puso en marcha hace cuatro años, cuando el sacerdote salesiano Francisco Fernández Mármol, detectó que los menores tutelados en los centros institucionales no tenían un lugar a donde ir al cumplir la mayoría de edad”. El máximo responsable de la corporación señala que, “en aquel momento, Paco comenzó a crear pisos para acogerlos y decidimos apadrinar esta empresa”, de tal forma que la hermandad asumía parte de su coordinación, tras el traslado del promotor de esta campaña a la conocida barriada de las 3.000 viviendas en Sevilla.
En los comienzos de esta labor la Agonía llegó a gestionar tres viviendas, si bien, como expresa Recio, “gracias a Dios la Fundación Proyecto Don Bosco, Córdoba Acoge y las Hijas de la Caridad han abierto nuevos pisos”. Este hecho “nos ha permitido quedarnos solo con dos”, manifiesta el hermano mayor. Los mismos son asistidos por la red de voluntariado de la hermandad y el apoyo de la Fundación Proyecto Don Bosco y voluntarios salesianos. Los jóvenes a los que acoge esta iniciativa han cursado sus estudios y los talleres se han realizado con normalidad, cubriendo necesidades básicas como alimentación, higiene, vestuario, sanidad o educación. Todo ello, resalta Recio, “dentro de un ambiente familiar”. Así, éstos han versado sobre áreas específicas como la organización de la vida doméstica, igualdad y género, prevención de riesgos y toxicomanías, así como uno dedicado a la educación sexual.
Finalmente, el representante de la hermandad de la Agonía pone de manifiesto que “la ayuda del IPBS ha sido fundamental para cubrir los gastos personales de los chavales, de ahí que estemos muy agradecidos”. Por tanto, su valoración “es muy positiva”, ya que “todos los chicos están saliendo adelante, lo que nos llena de alegría, ya que los primeros años fueron bastante duros”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here