La Diócesis tiene dos nuevos diáconos


El obispo ordena a Carlos de la Fuente Cortina y David Reyes Guerrero durante la solemnidad de la Inmaculada Concepción que se celebra en la Catedral

“Ave, maris stella. Ave, maris stella Dei Mater Alma. Atque semper Virgo. Felix caeli porta”. Con el canto de alabanza a la Virgen, sin pecado concebida, comenzaba la Solemnidad de la Inmaculada Concepción en la Catedral. Durante ésta, el obispo ordenaba a dos nuevos diáconos para la Iglesia universal y la diócesis de Córdoba, en particular. Se trataba de los futuros sacerdotes Carlos de la Fuente Cortina y David Reyes Guerrero.

Ceremonia de ordenación de los nuevos diáconos./Foto: Cabildo Catedral de Córdoba
Ceremonia de ordenación de los nuevos diáconos./Foto: Cabildo Catedral de Córdoba

El ceremonial de ordenación tenía lugar tras la lectura del Evangelio. “Acercaos los que vais a ser ordenados diáconos”. Así eran llamados los ordenandos que, tras ser nombrados de forma individual, respondían “presente”. Una vez declamada su presencia, el prelado se situaba frente a ellos y éstos le respondían con una reverencia. “Con el auxilio de Dios y de Jesucristo, nuestro Salvador, elegimos a estos hermanos nuestros para el Orden de los diáconos”, formulaba el prelado para alcanzar uno de los momentos culminantes de la consagración, al que seguía la promesa de los elegidos al concluir la homilía.
“Oremos, hermanos, a Dios Padre todopoderoso, para que derrame bondadosamente la gracia de su bendición sobre estos siervos suyos que ha llamado al Orden de los diáconos”, enunciaba el obispo en la súplica litánica que daría paso a la imposición de manos sobre los diáconos, así como la legaria de ordenación. Este acto litúrgico finalizaba con la imposición de las vestiduras propias de su nuevo ministerio y la entrega del Libro de los Evangelios.
El ritual de ordenación de Carlos de la Fuente Cortina y David Reyes Guerrero ponía el broche a la festividad de la Inmaculada, donde en la vigilia que presidía el obispo junto a los jóvenes, también estuvieron presentes. De esta manera, el comienzo de su nueva andadura pastoral comenzaba a las plantas de la Inmaculada Concepción, en una de las diócesis que más la celebran y que necesita siempre de vocaciones que la actualicen en la fe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here