La Virgen de la Victoria estrenará un terno de Antonio Villar


La parroquia de Santa Beatriz de Silva acogerá durante este próximo fin de semana, el besamanos a María Santísima de la Victoria. Para la celebración de éste, la dolorosa estrenará un nuevo terno realizado por el conocido bordador cordobés Antonio Villar. Además, la Virgen lucirá una diadema cedida por la hermandad del Perdón, así como la peana que la misma le regaló con motivo de la bendición de la imagen el pasado mes de mayo.

Detalle de las manos de María Santísima de la Victoria./Foto: Nacho de Haro
Detalle de las manos de María Santísima de la Victoria./Foto: Nacho de Haro

El grupo de devotos que rinde culto a la talla realizada por el joven imaginero sevillano Antonio Labrador, junto con la comunidad parroquial de Santa Beatriz de Silva, organizan en las jornadas de los días 10 y 11 de diciembre el segundo besamanos a la Virgen de la Victoria. Dos intensas jornadas que, en la del sábado se desarrollará en horario de 10:30 a 13:30 y entre las 17:00 y as 20:00, mientras que a las 18:30 tendrá lugar el ejercicio de la sabatina, junto al rezo del santo rosario, para la que contará con la participación del coro La Jara. El domingo proseguirá el piadoso acto entre las 10:30 y las 13:30 y, al llegar el mediodía, se rezará el Ángelus y se celebrará la misa.
La imagen de María Santísima de la Victoria fue terminada por el escultor trianero el día de la festividad de la Virgen del Carmen de 2015. 10 meses más tarde, la dolorosa era bendecida el 21 de mayo de 2016. Con motivo de este acontecimiento, la Virgen era expuesta en besamanos por primera vez. Desde ese momento, se establece la celebración de un culto mensual a la Victoria. Cabe destacar que, de cara al acontecimiento de este fin de semana, la Santísima Virgen estrenará un nuevo terno realizado por Antonio Villar, sobre la peana que donara la hermandad del Perdón, además de una diadema cedida para la ocasión por la misma. Por su parte, la cofradía de la Entrada Triunfal, al igual que hiciera para la bendición, ha puesto a disposición del grupo de devotos unos candeleros para iluminar a la imagen; mientras que una devota de la Virgen hará lo propio con unos candelabros de bronce de siete puntos de luz cada uno. Todo ello para enseñorear un esperado y piadoso besamanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here