¿Quién ha dicho que Dios es triste?


La imagen de la Inmaculada Concepción que recibe culto en la parroquia de San Basilio fue trasladada en procesión para presidir la vigilia que en su honor se celebró en la Catedral de Córdoba, donde el obispo la ha recibido con la pregunta «¿Quien dice que Dios es triste?». La talla, atribuida a Alonso de Mena, estuvo acompañada por la Asociación Musical Juan Mohedo, de Montoro, y llevada en un paso conformado por distintos elementos, por una joven cuadrilla al mando de Eduardo Capdevila.

Dios
Inmaculada Concepción, atribuida a Alonso de Mena./Foto: Eva Pavón

A su llegada al templo mayor se celebró el acto de vigilia, centrado en la lectura del Evangelio, exposición del Santísimo, y una breve homilía, que el obispo centró en la alegría de la Gracia. «¿Quien dice que Dios es triste?» preguntó. «Mirad a María. Los artistas la muestran llena de belleza, y así tendría que ser, guapa, pues refleja la plenitud de la gracia. Y cuando se tiene la gracia, se es capaz de contagiar la alegría»
Concluidos los cantos, testimonios y letanías los jóvenes, provenientes de grupos de hermandades, formaron el cortejo que acompañó a la Inmaculada de regreso a su templo del Alcázar Viejo. La imagen perteneciente a la escuela granadina iba exornada, en su apartado floral, por Pinsapo. El clavel blanco ha destacado al contraluz de la noche y, por primera vez, los floristas Luis Nevado y Rafael Cuevas han usado, el denominado roble blanco a fin de conseguir un toque especial y simbólico, a un exorno cofrade a las puertas de la Navidad. Así, con la Purísima surcando la vigilia de su onomástica, Córdoba ya se prepara para el día grande en que la patrona de las Españas será festejada, sin pecado concebida, en Santiago, Beato Álvaro, Jesús Divino Obrero, Trinidad, Compañía, Santa Marina, San Andrés, San Lorenzo y, décadas después, de nuevo en el Císter. Mientras, la tarde-noche de su víspera ha dejado ejemplo absoluto, de cómo todas las diócesis españolas han preludiado una de las fiestas que el pueblo fiel siempre entendió con el obsequio de la fe, antes de su formulación dogmática.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here