Las dos vírgenes de la Paz de Martínez Cerrillo


La cofradía del Amor y Paz de Lucena encarga, a través de la mediación del entonces hermano mayor de la corporación cordobesa, una de las últimas obras del imaginero con una advocación muy similar

La cofradía lucentina del Amor y Paz celebra esta semana el aniversario de la llegada de su titular mariana, María Santísima de la Paz. El mes de diciembre de 1983 será recordado siempre por sus devotos, ya que en esa fecha, a través de la mediación del entonces hermano mayor de la corporación cordobesa, Manuel Quirós, llegaba una de las últimas obras del imaginero de Bujalance, Juan Martínez Cerrillo.

Cerrillo
Nuestra Señora de la Paz y Esperanza./Foto: Jesús Caparrós

La Virgen de las Campanitas iba a suponer, prácticamente, el cierre de una trayectoria que se había iniciado casi cinco décadas antes con la realización de la popular Paloma de Capuchinos. Los paralelismos entre ambas corporaciones son muy estrechos y van incluso más allá del autor de ambas dolorosas. Así, la imagen que precede a la actual procedía de la extinta cofradía de Pasión y Ánimas de Lucena y era cedida por la comunidad franciscana. Entre 1979 hasta 1983, la Virgen era trasladada a la iglesia mayor de San Mateo, sede la corporación, donde se realizaban los cultos, y tras el desmontaje del Miércoles Santo, volvía a su templo. De hecho, la primera vez que la imagen llega al templo lo hace sobre el antiguo paso de palio que había sido adquirido a la hermandad de la capital.
Cerrillo
María Santísiima de la Paz./Foto: Archivo hermandad del Amor y Paz

El momento determinante se va a producir en 1983, cuando la junta de gobierno de la corporación lucentina, que entonces presidía Juan Jurado decide encargar la hechura de una nueva imagen de María Santísima de la Paz. El motivo principal del cambio radicaba en que la cofradía no podía mantener las dos imágenes de sus titulares, una en cada templo. La fluida relación con la hermandad cordobesa va a resultar decisiva, especialmente, en la figura de Manuel Quirós, quien fue la pieza clave para llegar hasta las gubias de Juan Martínez Cerrillo, apenas seis años antes de su fallecimiento. La nueva imagen de la Virgen de las Campanitas fue terminada por el Juan Martínez Cerrillo el 5 de diciembre de 1983, mientras que era bendecida el 8 de abril de 1984. Casi medio siglo después, el artista que marcó una época en la Semana Santa cordobesa, legaba en Lucena a la otra Virgen de la Paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here