El proyecto más ambicioso de Expiración


La corporación de San Pablo, que celebra su centenario en 2018, se propone antes de celebrar este evento consolidar las bases de su obra social por medio de la iniciativa de su grupo joven

La hermandad de la Expiración tiene en el horizonte uno de sus proyectos más ilusionantes. Se trata de la celebración de la llegada de su crucificado a la iglesia conventual de San Pablo hace un siglo. Antes de que llegue esta efeméride, la corporación del Viernes Santo desarrolla durante este mes de diciembre una campaña solidaria, destinada a consolidar las bases de su obra social por medio de la iniciativa de su grupo joven. El mismo organiza una serie de actos con el objetivo de recaudar el mayor número de alimentos posible.

Nuestra Señora del Rosario Coronada./Foto: Hermandad de la Expiración
Nuestra Señora del Rosario Coronada./Foto: Hermandad de la Expiración

Operación tonelada. Bajo este lema, los jóvenes de la popularmente conocida como cofradía de los Estudiantes desarrollan una ambiciosa iniciativa, que pretende alcanzar una cantidad ingente de productos básicos para atender al mayor número de personas, en situación de necesidad, posible. La campaña, que comenzaba este lunes 5 de noviembre con la recogida de alimentos en el supermercado Mercadona de Poniente, tendrá varias fechas de interés. Así, todos los jueves del mes, a partir de las 20:30, hermanos e interesados en colaborar podrán hacer entrega de alimentos en la casa de hermandad, a partir de las 20:30. Además, el sábado 10 los integrantes del grupo joven volverán a hacer acopio de víveres en las dependencias del antedicho Mercadona.
La celebración del concierto de Navidad que organiza la hermandad, también supondrá una nueva oportunidad para contribuir a alcanzar un objetivo que, más allá de la cantidad proyectada, habla del compromiso solidario de todos los estamentos que integran la corporación. Como explica el que fuera responsable del grupo joven, Juan José Primo Maldonado, “este proyecto comenzó hace seis años, con la idea de realizar una operación kilo”. Así, explica que cuando analizaron la elevada cantidad de alimentos que recogían, en torno a los 800 y 900 kilos, “el tercer año decidimos denominarlo Operación tonelada para así marcarnos siempre un objetivo ambicioso”. Los productos que se recauden irán destinados a la parroquia de San Antonio María Claret de la barriada de las Palmeras.
Unas bases sólidas. formativas, caritativas y patrimoniales, sobre las que la cofradía sustentará los actos conmemorativos del centenario para el que ya se ha formado una comisión de trabajo que será la encargada de preparar el que, a buen seguro, será un nutrido programa de actos, en torno al Cristo de la Expiración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here