Córdoba se vuelca con Bangassou

51

Voluntarios pertenecientes a diversos movimientos de la iglesia diocesana y miembros de la Fundación trabajan, "codo con codo", para la realizar la carga del segundo contenedor

Córdoba ha vuelto a mostrar su apoyo incondicional a Bangassou. Un nutrido número de voluntarios, pertenecientes a diversos movimientos de la iglesia diocesana como integrantes de Cursillos de Cristiandad o de la Delegación de Misiones, así como los responsables de la Fundación han trabajado, “codo con codo”, para la realizar la carga del segundo contenedor.

Segundo contenedor de ayuda a Bangassou./Foto: Fundación Bangassou
Segundo contenedor de ayuda a Bangassou./Foto: Fundación Bangassou

“Ha sido una mañana preciosa, rodeada de amigos y colaboradores que han hecho posible, una vez más, el milagro de llenar un contenedor de ayuda humanitaria y de llenarlo con alegría”. Con estas valoraciones emitidas desde la Fundación que preside Miguel Aguirre se ha querido poner en valor el apoyo incondicional que, desde Córdoba, se presta a esta diócesis de la República Centroafricana. Una labor de servicio que viene caracterizada por la “satisfacción de haber puesto nuestro granito de arena en hacer felices a la gente de Bangassou cuando estos contenedores, allá por el mes de marzo, lleguen” a esa región tan deprimida del continente africano. Asimismo, la comparativa de la llegada de los productos clasificados “cargados de regalos, como si fueran los Reyes Magos que en vez de llegar el 6 de enero se retrasaran algunos meses”, explica la importancia de la labor que se lleva a cabo.
En las tareas de carga del segundo receptáculo han participado personas de asociaciones muy diversas. Este es el caso de los Amigos de las Ermitas, Scouts, miembros de Cursillos de Cristiandad o de la Delegación de Misiones, cofrades de la hermandad de la Paz, vecinos de Villafranca o “simplemente quienes han querido estar apoyándonos”, se subraya desde la Fundación. De esta manera, se han subrayado los “esfuerzos ímprobos para aprovechar hasta el último resquicio del contenedor y que aunque fuera una lata de leche en polvo o un litro de aceite cupiera porque iba destinada a los más necesitados”. Estos hechos llevan a este organismo articulador de solidaridad a mostrar su agradecimiento a quienes han hecho posible esta realidad, “la mayor parte de ellos de forma anónima pero de corazón”. Una gratitud “con mayúscula, a todos los que nos animan a seguir adelante con este maravilloso proyecto de amor y entrega a los más pobres de la tierra”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here