Las clarisas de Santa Isabel buscan solución a la familia que vive en el convento


La actual abadesa afirma en un comunicado que "en todo momento se les está ofreciendo ayuda, tanto para encontrar trabajo como para el pago del alquiler de un piso"

Ante la concentración de Stop Desahucios esta mañana ante el convento de Santa Isabel, su abadesa, sor María Rosario Sánchez, ha emitido un comunicado en el que informa de que “en referencia a las dependencias que ocupan los familiares de la antigua abadesa, en calidad de invitados y huéspedes como hermana y cuñado de sor Clara, en el convento de Santa Isabel de los Ángeles, ante el traslado de todas las hermanas a otros monasterios de la federación, incluida sor Clara, se les comunicó con antelación suficiente que debían desalojar dichas dependencias”.

Convento de Santa Isabel.
Convento de Santa Isabel. /Foto: LVC

Aún así “en todo momento se les está ofreciendo ayuda, tanto para encontrar trabajo como para el pago del alquiler de un piso, y por todos los medios se le ha procurado buscar una solución y siempre hemos encontrado la negativa como respuesta y actitudes de provocación para seguir viviendo en las dependencias conventuales, desprestigiando a esta orden de la que ha vivido durante trece años; la manifestación pública montada ante el monasterio, refleja claramente los intereses personales y torticeros de dos personas que sólo han recibido ayuda de este convento. Nada se corresponde lo más mínimo con la verdad”.
También recoge el comunicado que “en los trece años que llevan viviendo en el convento lo han hecho como huéspedes, nunca ha existido cobro ni pago de alquiler alguno, ni agua, ni luz; trece años viviendo sin contraprestación alguna, sino todo lo contrario, cuantos trabajos han realizado en el monasterio, bien de limpieza o ayudando a las hermanas ancianas, han sido retribuidos económicamente de una manera generosa”.
Por último, afirma la actual abadesa que “a día de hoy se les sigue ofreciendo trabajo y ayuda en el alquiler de un piso, por lo que sólo puede justificarse su empecinamiento de no aceptar ninguna de las soluciones ofrecidas, al abandonar las dependencias del convento, en un deseo de aprovecharse de los derechos sociales de un país democrático que les ha acogido con los brazos abiertos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here