El Císter rememora el día de la Inmaculada de 1976


La hermandad de la Sangre conmemora su 40 aniversario fundacional con los cultos a la Reina de los Ángeles en sus Misterios Dolorosos que culminarán en la iglesia del monasterio de la Inmaculada

La hermandad de la Sangre retomará parte de su historia con motivo de la festividad de la Inmaculada Concepción. Una celebración muy especial para la antigua corporación del Císter puesto que conmemora su 40 aniversario fundacional. Para el mismo, la cofradía ha decidido que tanto la función como el besamanos de Nuestra Señora Reina de los Ángeles en sus Misterios Dolorosos, que tendrán lugar el 8 de diciembre, se celebren en la iglesia del monasterio de la Inmaculada Concepción, donde se halla el germen de la hermandad del Martes Santo.

Císter
Palio de la Reina de los Ángeles./Foto: LVC

En 1976, un grupo de jóvenes cofrades provenientes del colegio de La Salle que llevaban tiempo con la idea de formar una cofradía contactaban con fray Ricardo de Córdoba, quien les habló de una Virgen de gloria que el imaginero sevillano Antonio Eslava pretendía transformar en dolorosa. Las gestiones llegaron a buen término y la que, a la postre ha vuelto a ser la titular letífica de la corporación, se convertía en la primitiva Reina de los Ángeles en sus Misterios Dolorosos. Durante algunos meses de aquel año, la Virgen permaneció en casa del conocido cofrade y fundador de la inolvidable cuadrilla de costaleros del Císter Fernando Morillo, hasta que la superiora del monasterio de la Inmaculada Concepción accede a la fundación de la nueva hermandad en su pequeña capilla conventual. La función solemne tenía lugar el 8 de diciembre de 1976.
La jornada en la que se cumplen 40 años de aquel trascendental momento para la corporación, ésta retomará su historia y la Virgen de los Ángeles regresará a la que fue su casa. Esta vuelta comenzará con el traslado que se producirá a las 08:00, desde la actual sede de la hermandad, el convento del Santo Ángel de los Capuchinos, hasta el convento de las Madres Cistercienses. A las 11:00 se llevará a cabo la función solemne, mientras que entre las 16:30 y las 20:00la Virgen estará expuesta en besamanos. La imagen de Luis Álvarez Duarte permanecerá en el Císter tres días, hasta el domingo día 11 de diciembre. Antes bien, la historia viva de la cofradía se concitará en el triduo que se celebrará entre los días 5 y 7 de diciembre, a las 20:00, cuando fray Ricardo presida los cultos de una hermandad que guarda su impronta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here