Cursillos celebra una jornada para "seguir adelante con su peregrinaje"


El Movimiento de Cursillos de Cristiandad lleva a cabo una jornada de trabajo en la casa de San Pablo, dirigida por el miembro de esta comunidad eclesial Julián Merino

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Córdoba (MCC) ha celebrado una nueva jornada Ultreya, dentro de las actividades continuadas que desarrollan a lo largo del curso. En esta ocasión, el encargado de marcar las directrices ha sido el miembro de esta comunidad eclesial Julián Merino, durante la celebración de la de trabajo en la casa de San Pablo.

Asistentes a la jornada de MCC./Foto: LVC
Asistentes a la jornada de MCC./Foto: LVC

Este encuentro, que tenía su momento central con la celebración de la ponencia de Merino, ha estado marcado por la idea de que los cursillistas se den unos a otros una palabra de aliento para seguir su peregrinar. Así lo explicaba durante la misma, al incidir sobre el significado de la palabra Ultreya, “el saludo de ánimo que se daban los peregrinos, cuando se encontraban en el camino de Santiago y que significa adelante”. Asimismo, ha insistido en su vigencia no solo para los peregrinos que discurren por el Camino de Santiago, sino que el saludo cobra toda su vigencia para los propios cursillistas. En este sentido, Merino quiso además poner de relieve el magisterio del Papa Francisco explicando que “la Iglesia debe ser viva, una Iglesia en salida, signo de perdón y misericordia. Consideraciones que se enmarcaban en una jornada donde los asistentes se dividieron en varios grupos de trabajo y abordaron cómo sentir la misericordia de Dios.
La Misericordia Divina ha sido una de las constantes sobre las que viene trabajando el MCC de Córdoba. En fechas recientes, sus responsables tenían un retiro en el que se abordaba este aspecto capital para los católicos y sobre el que valoraban que debían ser “misericordiosos con nuestros hermanos a los que somos enviados en nombre de nuestra Iglesia, y proclamar que en Jesucristo encontrarán un oasis de misericordia, vida plena y felicidad”. Del mismo modo, explicaban que durante esta jornada se habían sentado las bases del trabajo sobre las que se articulará el movimiento para el futuro inmediato, “responsabilizándonos de las diferentes tareas propias para el funcionamiento de nuestros Cursillos de Cristiandad y así dar continuidad a esta obra inspirada por el Espíritu Santo y que tanto bien hace a todas las personas que pasan por nuestra casa de San Pablo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here