Europa Laica pide cambiar la ley de libertad religiosa


El colectivo presenta en el registro del Congreso de los Diputados un documento con iniciativas legislativas y una proposición no de ley, dirigido a la Mesa y a los grupos parlamentarios

El colectivo Europa Laica ha pasado a la acción y ha presentado en el registro del Congreso de los Diputados un documento con iniciativas legislativas y una proposición no de ley, dirigido a la Mesa y a los grupos parlamentarios. Se trata de una de las corrientes más beligerantes en pos de una laicidad extrema y, entre sus peticiones, se incluye la de sustituir la actual ley de libertad religiosa por una nueva de libertad de conciencia.

Europa Laica
Imagen de una sesión del Congreso de los Diputados./Foto: LVC

También proponen la denuncia y derogación de los Acuerdos de 1979 con la Santa Sede, así como el Concordato de 1953, la eliminación de las casillas de la Asignación Tributaria del IRPF a favor de la Iglesia católica y a actividades de interés social. Solicitan la elaboración de una Ley de Libertad de Conciencia que contemple todas las convicciones, sustituyendo a la actual ley de libertad religiosa y la aprobación de un Protocolo Civil que garantice la neutralidad del Estado en materia de simbolismos. Otra demanda de este colectivo es la anulación de las inmatriculaciones realizadas por la Iglesia católica, retrotrayéndolas a su anterior situación registran y la modificación del Código Penal para eliminar el delito de blasfemia, y para respetar la autonomía personal a favor de una muerte digna; así como diversas medidas para potenciar la enseñanza laica se hallan en esta batería de propuestas que tienen a la Iglesia católica en el núcleo de las reclamaciones de esta tendencia ideológica.
Las propuestas han sido presentadas en el registro del Congreso este miércoles 23 de noviembre por una comitiva de la junta directiva de la organización, con su presidente Francisco Delgado, a la cabeza. Así, desde el colectivo se espera que “las fuerzas políticas y las instituciones recojan y articulen la solución de estas reivindicaciones que suponen un paso necesario que no puede dilatarse por más tiempo para avanzar en la normalización de un Estado de Derecho. A su vez, manifiesta la intención de seguir reclamando posteriores iniciativas relacionadas con la fiscalidad de las confesiones religiosas y otros temas diversos que deben ser igualmente motivo de atención y resolución”. Cabe recordar por último que la declaración universal de derechos humanos ampara la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.