El día más esperado de la Fundación Bangassou


Los miembros de la institución y los voluntarios llevan a cabo este sábado la carga de los dos contenedores que llegarán a Centroáfrica en la época seca

El día más esperado del año por la Fundación Bangassou está cada vez más cerca. Y es que este sábado 26 tendrá lugar la carga de los dos contenedores que, tanto los miembros de la institución como los voluntarios, llevan preparando desde el mes de septiembre, con vistas a que los mismos lleguen a la República Centroafricana en la época seca y puedan ser trasladados desde Bangui hasta Bangassou con menos dificultad.

Descarga los contenedores de ayuda para Bangassou de 2015./Foto: LVC (fundación)
Descarga los contenedores de ayuda para Bangassou de 2015./Foto: LVC

El contenido de estos receptáculos incluye productos de diversa índole y su distribución está estudiada al detalle para maximizar el espacio y poder incluir el mayor número de materiales posible, que asciende a un total de 40 toneladas. “La carga será laboriosa, pues intentaremos optimizar al máximo el espacio para que quepa lo más posible”, indican los responsables de la Fundación que, además, señalan que estas labores se realizarán a la vez. Por tanto, se han designado dos equipos que se encargarán de cargar cada uno de los contenedores y de ayudar al otro, en caso de que fuese necesario. Esta labor solidaria se desarrollará, desde la mañana del sábado 26 de noviembre, en la nave que la Fundación posee en el polígono de las Quemadas, en la calle Polonia. Entre los participantes, cualquier labor de voluntariado es bien recibida, se hallan numerosos cofrades que, además de aportar productos, ponen su trabajo como una muestra más de compromiso.
Actos a favor de Bangassou
Numerosas cofradías de la capital contribuyen con la Fundación. Éste es el caso de la Buena Muerte que, como explica su hermano mayor, Antonio Leiva, “el año pasado, con motivo de la retirada de las subvenciones municipales, hablamos con uno de los responsables de la misma, Pablo Rumbao, para contribuir en lo posible”. La aportación de la Buena Muerte en el contenedor radica en una de las necesidades menos conocidas de la misión. Se trata de 60 camisas para los 35 sacerdotes que allí se encuentran, incluido el obispo cordobés, Juan José Aguirre. Como señala Antonio Leiva, la Fundación “siempre encuentra a donantes de alimentos y material escolar, pero no la ropa para los propios curas”.
El mes de noviembre también ha dejado otras iniciativas solidarias que repercutirán en la Diócesis que pastorea Juan José Aguirre. Este es el caso del reciente concierto que acogió el Teatro Góngora. El mismo, con gran éxito de público, corrió a cargo del tenor cordobés Pablo García López, que estuvo acompañado por el pianista Aurelio Viribay y el Coro de Ópera de Córdoba. A ello hay que sumar iniciativas como la puesta en marcha por la Tienda del Cofrade y sus DVD solidarios, así como las partidas benéficas que numerosas hermandades destinan a una de las regiones más deprimidas del planeta.