Cáritas atiende a 956 personas en 2015


El 86 por ciento son hombres con dos años sin domicilio fijo, edad comprendida entre los 46 y los 59 años, de nacionalidad española y con estudios primarios y de estado civil separados o divorciados

“En su mayoría hombres, un 86 por ciento , con al menos dos años sin domicilio fijo, una edad comprendida entre los 46 y los 59 años, de nacionalidad española, con estudios primarios y cuyo estado civil es separados o divorciados”. Con estas palabras del gerente del programa de atención a personas sin hogar de Cáritas diocesana José Luis Rodríguez, la ONG católica ha dado a conocer el perfil de las personas sin hogar a las que atiende e Córdoba.

Sin hogar
Rueda de prensa en la casa Madre del Redentor./Foto: LVC

La jornada de puertas abiertas que ha organizado Cáritas este miércoles ha servido para mostrar la realidad social de la ciudad. Bajo el lema, Por dignidad, nadie sin hogar, esta campaña de sensibilización se ha desarrollado, a partir de las 10:00, en la casa de acogida de transeúntes Madre del Redentor. El acto ha comenzado con una rueda de prensa en la que José Luis Rodríguez ha realizado una radiografía de las personas sin hogar, a la par que ha señalado como causas de esta problemática “la situación de crisis, la falta de vivienda, la dificultad de acceder al mercado laboral, las carencias de salud y de relaciones con el entorno familiar”. En consecuencia, Cáritas ha atendido en el último año, 2015, a un total de 956 personas en sus diferentes centros, como casa de acogida, ala de baja exigencia, dispositivo de salida nocturna, pisos Virgen de la Merced y residencia San Pablo. Asimismo, tras la intervención de Rodríguez, la presidenta de la institución diocesana María Dolores Vallecillo, ha querido mostrar su gratitud tanto a las personas como a las instituciones que hacen posible que, con su colaboración, Cáritas siga atendiendo a quienes más lo necesitan.
Por otra parte, en la jornada de este jueves 24 de noviembre a las 12:00, tendrá lugar la celebración de un acto simbólico en la calle, en el que se leerá un manifiesto y se soltarán globos, para concienciar a la sociedad sobre esta realidad que afecta a cientos de personas. El mismo se llevará a cabo en la plaza de la Corredera, mientras que el año pasado se realizó en la Puerta del Puente.