Una escuela que mira al futuro


El encuentro que acoge el centro de Magisterio Sagrado Corazón reúne tanto a catequistas como a los acompañantes de niños, jóvenes y adultos que desarrollan su labor en las parroquias

Una escuela que mira al futuro de los niños que se educan en la fe. Con esta idea Acción Católica General (ACG) ponía en marcha, en noviembre de 2015, la Escuela de Acompañantes Parroquiales. La primera cita para el presente curso tendrá lugar el sábado 26 de noviembre, en el centro de Magisterio Sagrado Corazón y reunirá tanto a catequistas como a los acompañantes de niños, jóvenes y adultos que desarrollan su labor en las parroquias.

Asistentes a la Escuela de Acompañantes./Foto: LVC
Asistentes a la Escuela de Acompañantes./Foto: LVC

A un año de vista de la primera reunón que se desarrolló en la casa de espiritualidad de San Antonio y en la que participaron el obispo, Demetrio Fernández, el presidente de ACG, Salvador Ruiz, y el consiliario de este movimiento eclesial, Jesús Poyato; los buenos resultados que esta escuela ha ido ofreciendo, tanto a nivel de participación como en el plano formativo, han consolidado el proyecto. Así, el centro de Magisterio acogerá este sábado, entre las 10:00 y las 14:00, una nueva sesión que tendrá como tema central la Identidad y la misión del acompañante. Este lema se basa el el pasaje evangélico de los discípulos de Emaús, cuya exégesis muestra a Cristo como pastor que vela y cuida de sus ovejas. La jornada estará marcada por el desarrollo de talleres, así como por la entrega de un itinerario curricular elaborado por ACG de cara a que el mismo pueda ser usado para las catequesis de niños y adultos. Cabe recordar que Jesús Poyato y Salvador Ruiz han animado a los acompañantes a participar primera sesión del curso, por medio de una carta en la que explican que se trata de “un espacio de formación y comunión entre todos los que desarrollan esta hermosa tarea en el seno de nuestras comunidades parroquiales”.
Magisterio ya acogió, el pasado mes de abril, otra sesión de trabajo en la que participó una de las profesoras de esta institución educativa, Purificacuión Bejarano, con la ponencia Claves pedagógicas en la transmisión de la fe. Finalmente, en el ideario de este proyecto se hace preciso recordar que un acompañante es un colaborador de Dios, educador, que anima un proceso de fe para toda la vida, mediante las necesarias etapas planteadas. Además, ayuda a las personas que lo realizan, niños jóvenes o adultos a encontrarse con Jesucristo y a vivir la comunión con Él. En consecuencia, los acompañantes deben ser personas con una fe profunda, de una clara identidad cristiana y eclesial, con sensibilidad social y que destaquen por su madurez humana, cristiana y apostólica, así como por su formación y capacitación catequética.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here