Pozoblanco acoge el encuentro de hermandades salesianas


La cofradía de la Amargura ejerce de anfitriona de un evento en el que los participantes de las distintas corporaciones son recibidos en el ayuntamiento de la localidad, entre otras actividades

Pozoblanco ha acogido este fin de semana el Encuentro Inspectorial de Cofradías y Hermandades salesianas. La cofradía de la Amargura, de esta localidad del Valle de los Pedroches, ha ejercido de anfitriona de un evento en el que los participantes de las distintas corporaciones han sido recibidos por el alcalde y ha contado con la presencia del secretario general de Cáritas diocesana de Córdoba.

Foto de familia del encuentro de hermandades salesianas./Foto: LVC
Foto de familia del encuentro de hermandades salesianas./Foto: LVC

La cofradía del Santísimo Cristo del Perdón y Nuestra Señora de la Amargura ha sido la encargada de recibir a las distintas corporaciones, inscritas en el seno de la familia salesiana, con motivo del 75 aniversario de la hermandad pozoalbense. Los actos, que se han repartido entre los días 12 y 13, tuvieron momentos muy interesantes en la jornada del sábado. Así, los participantes visitaron las instalaciones de la empresa COVAP, para posteriormente visitar los templos de San Sebastián, San Bartolomé, Pozo Viejo, Jesús Nazareno y Santa Catalina. La tarde-noche del 12 contó, además, con la recepción oficial en el Consistorio que dirige Emiliano Pozuelo, a la que prosiguió un acto con marcado carácter cofrade. Éste consistió en la celebración de un pasacalles y posteior concierto de la banda de cornetas y tambores de la cofradía, Los del Perdón.
El domingo ha tenido uno de sus instantes centrales con la ponencia desarrollada por el secretario general de Cáritas diocesana de Córdoba y delegado episcopal de Apostolado Seglar, Salvador Ruiz. La misma ha versado sobre Las urgencias de un cristiano cofrade hoy, y ha dado paso a la puesta en común de las conclusiones del encuentro. La misa en la iglesia de María Auxiliadora ha puesto el broche a una reunión en la que han participado representantes de las hermandades que se integran en la Inspectoría. Éstas han dado cuenta de la fraternidad que las une a lo largo del año, a través del carisma propio que imprime la familia salesiana.